Comunicación con Sela y Dako, la espera ante los cambios

Caso

Carmen* va a realizar un viaje en breve y dudaba de con quién dejar a los perros, Sela* y Dako*, durante esos días. El motivo de la consulta era saber en dónde preferían quedar los perros entre las opciones existentes y también conocer porqué se comportan de una forma determinada cuando salen a los paseos. A mayores también se pretendía conocer a nivel general cómo se sienten en estos momentos y si necesitan algún cambio para estar mejor.

El texto que se muestra a continuación es la transcripción íntegra del mensaje que compartieron Sela y Dako hace unos días y se publica con el consentimiento de Carmen para beneficio de todas las personas a las que les pudiera interesar.

(*) Los nombres, así como la imagen, han sido modificados para preservar la intimidad de todos los seres que intervienen en esta transcripción.

Comunicación con Sela (05/03/19)

Hola Sela, ¿cómo estás?

Qué quieres saber…

Pues cómo te encuentras, y lo que quieras transmitir a Carmen.

Me siento mayor y también cansada.

Sin embargo eres joven todavía…

Pero estoy agotada de todo lo que hay en casa, tantos pensamientos… Me siento impotente por no poder hacer nada. Siento que solo puedo observar y nada más.
Quisiera ayudar y poner paz.

¿Sobre qué querrías actuar?

Todo es tensión, y también miedo. Eso me enfada y me hace estar a la defensiva. Estoy todo el tiempo en alerta.

Siento que no tienes muchas ganas de hablar de eso…

Porque no valdría para nada, digamos lo que digamos no va a cambiar en nada esta situación.
Me gustaría vivir en calma, relajada. No siento que ahora mismo pueda vivir relajada, y no es porque yo esté especialmente tensa sino por lo tenso que está el ambiente. Nadie es como dice ser y a nosotros eso nos vuelve locos, necesitamos coherencia, lo que vemos dentro verlo también fuera.
Estoy cansada…

Entiendo. Veo que te refieres a un cansancio emocional por estar ante situaciones tensas y que tienes ganas de desconectar un poco de todo eso…

Tengo ganas de poder tumbarme en la hierba y descansar sin tener que estar pendiente de nada más.

¿Crees que hay algo que puedas pedir para que eso mejore?

No creo que fuese posible. Sería necesario que Carmen se reafirmase, que rebrotase y que pusiese claridad en todo, que la verdad estuviese por encima de todo, lo que en verdad piensa, siente… y también lo que en verdad es ella. Pero eso no va a pasar. Así que acepto estar aquí, acepto estas circunstancias y me limito a aprender.

¿Qué crees que estás aprendiendo con todo esto?

A ser paciente, a respetar el tiempo de los demás, los procesos de los demás… A ver más allá de todo lo que se ve a simple vista: ver lo que no se ve. A ser más astuta… Creo que desde que nací he tenido que estar siempre alerta, atenta a todo lo que pudiera ocurrir por miedo a ser engañada, así que de algún modo yo también he aprendido a engañar, y a buscar la forma de sobrevivir en donde me siento más segura.
Pase lo que pase estoy aquí para protegerla, así que no debe temerme. Es para mí muy importante que se muestre transparente, al menos conmigo que sea quien realmente es, no tiene que fingir otra cosa.
A veces la veo triste y eso me hace sentir impotente… sobre todo porque no la comprendo. La veo dando vueltas dentro de ella sin hacer nada y eso no lo comprendo. ¿Por qué si a veces está tan triste no se va de aquí? Yo me iría.

Por lealtad quizás, por seguridad, por miedo…

Dile que vaya a donde vaya nosotros la seguiremos, al menos yo la seguiré. Que esté tranquila decida lo que decida o haga lo que haga, eso es lo importante.
Tiene que confiar más en sí misma. Por momentos lo que ella piensa o lo que ella siente no vale nada, eso me entristece… ella sola se quita el valor. Tiene que prevalecer lo que ella siente, así será libre, sean cuales sean las circunstancias.

Comprendo, ser coherente después de todo.

Sí, hay mucha incoherencia y parece que con el tiempo se alimenta más y se vuelve más incoherente todavía. Al final en ocasiones está totalmente carente de sentido, como una caja desordenada.

Bien, pienso que le será de ayuda eso que comentas.
¿Hay algo que necesites?

Más tiempo dedicado para mí. Me gustaría que hubiese un tiempo para jugar, solo para nosotras, no solo por mí sino para que ella pueda distraerse también de tantos pensamientos. Estaría bien que pueda salir más afuera, mostrarse más, no solo estar dentro de casa… y hacer algo juntas, aunque sea observar.
Me gusta cuando está por casa y nos habla, habla mucho fuera y poco con nosotros… Me gustaría que me contase más cosas, porque las piensa todo el tiempo pero no las comparte conmigo y quizás eso podría ser de ayuda.

¿Qué ocurre con los paseos?

Que son demasiado estresantes, para todos. Ella tiene miedo y yo tengo miedo. Además son pocas las veces, quizás intentándolo más a menudo ella se relajaría y yo también.
Yo tengo mucha energía, mucha vitalidad, y tengo ganas de conocer lugares, y también a otros seres, pero para eso necesito sentirme relajada, y no me ayuda verla a ella tan descompensada, con esa tensión que lleva dentro todo el tiempo.
A veces parece una bomba a punto de estallar, no puedo relajarme paseando si ella va a mi lado así. De todas formas tiene que intentarlo más y tiene que sentirse más confiada, aunque sea poco tiempo tenemos que intentarlo con más frecuencia.
Si la siento a ella tan asustada y tan vulnerable yo estaré a la defensiva, no puedo evitarlo, y si surge ocasión atacaré por defenderla a ella y porque en realidad voy con la paciencia muy fina…
A mí me gustaría salir más, pero ha de plantearlo de otra forma. No se trata de algo que haga por mí sino de algo que sea bueno para las dos, y para eso las dos tenemos que sentirnos bien en esto, no tiene que participar nadie más.
Además quiero que cuando salgamos sea un tiempo solo para las dos, aunque sea poco, no quiero que esté distraída con Dako, ni con el teléfono, ni nada más, aunque sean solo unos metros tienen que ser de plena presencia.

Lo entiendo, será transmitido.
Respecto a estos días que se avecinan de vacaciones, ¿cuando se vayan prefieres quedar con su hijo o con el criador?

No quiero volver a ver al criador.
[Transmite mucha incomodidad y malestar. La siento muy nerviosa.]

Caray, comprendo…

Con el hijo está bien, con cualquiera estará bien, pero no quiero volver a ese lugar, no quiero volver a verle. Me sentiría abandonada y muy tensa, no quiero sentir todo lo que se siente en ese lugar, demasiada rigidez y ansiedad.

Está bien, así se lo comunicaré a Carmen.
¿Qué sientes cuando estás con el hijo?

Él también es incoherente… pero al menos se siente reconfortado con nuestra presencia.
Siento que cuando está conmigo está más centrado en él, menos disperso en la mente. Es como si se volviese niño de nuevo, baja su excitación y su rabia y se siente más tranquilo, eso me hace sentir útil, me gusta. Él es distinto cuando está solo que cuando está acompañado, pero como todos en esta casa, por eso es difícil saber qué caras muestra cada uno.

Me alegra que al menos con la otra opción te sientas a gusto, veremos si es posible finalmente así.

Al menos ese es mi deseo.

¿Hay algo más que quieras transmitir Sela?

Quiero darte las gracias… Y quiero pedirte perdón.

¿Por?

Cuando viniste a verme estaba muy enfadada y te hablé de una forma que no debía.

No me acuerdo mucho de lo que pasó, pero fuera lo que fuera no hay nada que perdonar, las dos estamos aprendiendo.

Ahora ya no me siento enfadada, díselo a Carmen. No estoy enfadada con ella, es solo que a veces me siento frustrada porque veo cómo se siente y quisiera ayudarla pero sé que no puedo. Estoy aprendiendo a quedarme observando y respetar.
Dile que no se entristezca por mí, que si hay algo de lo que dije que le moleste que no era mi intención, todo lo que dije fue con la finalidad de ayudarla.

Lo entiendo, así será transmitido.
Gracias Sela. Te abrazo fuerte.

Comunicación con Dako (05/03/19)

Hola Dako, ¿cómo te encuentras?

Un poco triste…

¿Por qué tan triste?

Porque todos están un poco así… En ocasiones siento que ese es el ambiente que hay en casa, de tristeza y silencio. No hay alegría, no hay risa, no hay relajación. Hay tensión y yo siento esa tensión como tristeza dentro, aunque se lleve oculta.
Sin embargo fuera de casa se está mejor, es como estar en dos lugares diferentes: dentro de casa todo está cargado pero fuera hay armonía… Ellos no suelen estar fuera así que hay más calma.
Quisiera ayudarla…

Tú también…

Claro, pero no sé muy bien qué puedo aportar.

Supongo que vuestra presencia simplemente ya puede ser bastante para ayudarla a sentirse mejor.

Ella está triste muchas veces, piensa mucho y se pone triste. Se siente frustrada pero no dice nada, todo está ahí dentro de su cabeza, y nosotros oímos todo lo que piensa por eso sabemos tantas cosas… Está triste muchas veces…
Hay momentos en los que intentamos sacarla de ahí, que juegue con nosotros, que se distraiga… pero ella no lo entiende, creo que no lo entiende porque no viene a jugar. Sería bueno para ella que jugase más con nosotros, así al menos estaríamos los tres más relajados.

Sela también opina lo mismo, solo que ella hablaba de jugar ellas dos solas.

Sí, porque hay veces que ya sé que le molesto, la pongo nerviosa, pero yo también quiero estar… Quiero estar siempre en donde Sela esté.

Creo que tienes que comprender también que Sela quiera su espacio.

Sí, no lo entiendo… Todos aquí quieren tener su espacio, pero yo quiero estar con todos. Yo no necesito espacio para mí, a mí lo que me hace feliz es estar con los demás, sentirme querido, mimado… El resto no me importa tanto.

¿Hay algo que necesites?

Más mimos. No digo que no me den, pero para mí no son suficientes. Siento que tengo que esperar a que el resto decidan el momento de darme un poco de afecto pero mi necesidad siempre es mayor de lo que están dispuestos a dar. Me apetece ser acariciado, abrazado… todo el tiempo posible.

¿Te da eso seguridad?

Sí, me hace sentir que todo está bien, que todo está en calma. Son esos los momentos en los que puedo relajarme, cuando siento el contacto de los demás, cuando me siento tan querido.

Será trasladado a Carmen entonces. ¿Qué más necesitas?

Me gustaría sentirme también querido y respetado por Sela, pero sé que por lo de ahora eso no es posible y tampoco tú puedes hacer nada por ello… Quisiera llegar a sentirme importante para ella, que no fuera tan distante, tan fría conmigo, y que mostrase interés por mí.

Tal vez que de algún modo los dos estáis representando emociones que se viven en casa…

Sí, al final cada uno está en su proceso, con sus miedos, con sus ideas, y aunque estemos juntos hay mucha soledad dentro. El resto parecen sentirse cómodos o adaptados a esa sensación pero a mí no me gusta, yo preferiría estar acompañado y sentirme acompañado.

Bueno, piensa que si estás en esta familia es porque también hay algo de todo esto que debes aprender.

Sí, supongo que comprender esa forma de amar de los demás, al ritmo al que los otros marcan y no al que yo quisiera.

Cuando te siento comunicando recibo todo el tiempo la palabra: abrazos, abrazos, abrazos… Debe ser muy grande esa necesidad afectiva.

Sí, me identifico con Carmen en eso, solo que ella no lo exterioriza y yo sí. Ella no muestra sus necesidades reales de afecto, de mimos, de contacto… y yo lo muestro por los dos. Para mí es importante sentirme querido de esa manera.
No soy tan paciente como Sela y me cuesta más comprender cuándo mantenerme en espera para adaptarme al ritmo al que los demás pueden atenderme.

Quizás con el tiempo también que te irás adaptando al ritmo de la familia.

No quisiera adaptarme la verdad… No quisiera dejar de ser como soy y conformarme con menos de lo que pido. Para mí las relaciones tienen sentido porque hay afecto, creo que si renuncio a eso dejo de sentirme vivo.

Lo entiendo…
¿Quieres comentar que te ocurre con los paseos?

[Se muestra muy excitado.]
¡Es un momento alucinante! Y no sé a todo lo que atender, ¡todo es excitante y nuevo! Lo quiero ver todo, olerlo todo…

Pero esa forma de ser tan intensa hace muy complicado pasear en sí.

Creo que necesito mucho tiempo para oler antes de pasear, necesito aburrirme de todo antes de encontrar otra motivación para moverme a pasear, y salimos tan poco que para mí siempre es todo nuevo. Todo es novedad.

¿Cómo crees que podría solucionarse?

Saliendo más y permitiéndome tiempo para aburrirme del espacio.

Aunque no te aburras nunca.

Sí, necesito salir con libertad para moverme por donde quiera y como quiera, aunque sea con la correa, para desahogarme y relajarme. Es demasiada la presión que hay en casa y hay que compensarlo de algún modo.
Quizás cuando hayamos salido muchas veces seguidas esté más dispuesto a pasear y menos a sentirme ansioso por conocer.

Respecto al asunto de las vacaciones, ¿dónde prefieres quedar? ¿Con el hijo o con el criador?

Han estado pensando mucho en eso, y veo que genera en casa tristeza y tensión, como todo… Parece que todo lo que hablan dentro desemboca siempre en esas sensaciones.
Yo prefiero quedarme aquí, con el hijo, así todo está más tranquilo y puedo estar más relajado. Con el criador no todo es como parece, todos están excitados… No es un sitio al que quisiera volver.
Con el hijo hay seguridad, y también juego. Él es el único que juega con nosotros y a mí me encanta jugar. Aunque a veces esté muy enfadado casi siempre es por dentro, lo lleva dentro de él y no lo muestra fuera. Además cuando está con nosotros suele sentirse feliz y tranquilo, se le olvidan otras cosas que tiene en la mente y eso es bueno para todos.

Bien, entonces está todo claro. ¿Hay algo más que quieras transmitir?

Sí, quisiera jugar más, ya lo dije antes… pero es que echo de menos tener tiempo para jugar, no para jugar solo, eso no es tan divertido, sino para jugar con Carmen, y si Sela quiere que esté también. Ojalá lleguemos a estar todos relajados y disfrutando, sería bonito.

A eso aspiramos.

Gracias.

Gracias a ti Dako. Te abrazo fuerte fuerte fuerte.

[Sonríe y se relaja.]

Share this Post!

Related post

0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.