Entre toallas y mochilas

Cuántas veces vivimos de manera tan intensa que, queriendo vivirlo todo, nos perdemos de vivir en profundidad.

Cuántas veces la vida nos dice para, en todos los lenguajes que conoce, mientras miramos para otra parte, o paramos solo “un poquito” creyendo que podemos engañar a esa sombra que nos persigue. Qué importante es parar…

Nos han enseñado tanto a “no tirar la toalla”, que ante la idea del descanso nos sentimos frustrados, derrotados, perdedores, confundidos… pero existe una diferencia sutil -y vital- entre tirar la toalla y vaciar la mochila. Lo que parece que no acabamos de ver es que hemos aprendido a no “tirar” nada, sin pararnos a ver exactamente qué es eso con lo que estamos cargando.

¿Qué hay en tu mochila?

Puede dar tanto vértigo abrir la cremallera y ojear qué hay dentro… Es ese miedo al vacío, a no encontrar nunca el fondo de nuestra mochila, el que hace que caminemos y caminemos sin tomar consciencia de cuánto nos está lastrando ese saco que arrastramos con nosotros.

En relación a esto, ayer trabajaba con un perrito que decía con entusiasmo a una de sus responsables: “¡por fin! ¡por fin te has metido de lleno a ver qué había ahí dentro!”.

Y es que, si bien es cierto que tenemos mucho miedo de entregarnos al llanto y ver cara a cara nuestro sufrimiento, también es igual de cierto que todo tiene su momento y que, cuando vamos a la profundidad de lo que sentimos -no embarrándonos sino observando con plena atención- tenemos la oportunidad de trascender nuestro dolor y volver al mundo llenos de luz.

Para este perro fue -y está siendo- un alivio enorme ver cómo esa humana que le acompaña, a través de cada lágrima, se vuelve flexible (menos rígida), transparente y brillante, aunque eso implique pasar por momentos de tsunami a marejada, pues cuanto más permanecemos en las olas -por revueltas que se manifiesten- más oportunidades tenemos para darnos cuenta de que, más allá de la forma, siempre seremos agua.

Gracias a esta familia por abrirme su casa y mostrarme la importancia de permanecer todo el tiempo en contacto con la verdadera esencia.

Un abrazo fuerte.

Share this Post!

Related post

0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.