Fundación Mona

Con el título “Mírame a los ojos, humano”, en el suplemento de hoy del periódico Faro de Vigo, aparece un artículo de Domingo Marchena sobre la Fundación Mona cuya entradilla contiene lo siguiente:

“(…) rehabilita a chimpancés y macacos que protagonizaron anuncios o fueron mascotas y artistas de circo; ahora que por fin tienen una vida digna, tras años de soledad absoluta o de reclusión en condiciones pésimas, su mirada parece preguntar si era necesaria tanta crueldad.”

No imagino hace 15 años que se pudiera publicar un artículo parecido en un lugar tan visible y de público tan diverso. Este tipo de “heroicidades” también hay que saber reconocerlas y aplaudirlas, pues pocos se arriesgarían a afirmar en un medio de masas algo así: “Algún día se nos caerá la cara de vergüenza por el daño que hemos hecho a los animales en general, y a los primates en particular. Ese día, si aún no estamos solos, habrá que mirarles a los ojos y preguntarles si serán capaces de perdonarnos”. Sublime.

Comparto este vídeo maravilloso en el que uno de los chimpancés de la fundación reconoce su propia imagen en una pantalla (como si se tratase de un espejo), reaccionando de manera realmente emocionada. Ver este vídeo me recordó que hace tiempo escribía en una reflexión sobre cómo los animales podían reconocerse al verse en un espejo y cómo su reacción debía hacernos pensar sobre su propio autoconcepto y necesidades. En aquel momento tristemente recibí una crítica bastante desagradable de una persona relacionada con el “bienestar” animal, la cual como pareció obvio, no podía aceptar tal idea. Ver hoy estas imágenes me recuerdan que, lo que pesa, acaba por caerse solo.

Que disfrutéis de Juanito y su sonrisa, pues es el recordatorio de que, aun en las condiciones más duras, sigue habiendo una oportunidad para alegrarse y emocionarse.

https://youtu.be/X6ffFtn_txo


¡Feliz domingo!

Share this Post!

Related post

0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.