Mensaje de los Devas Animales – Sobre el Ser Humano

Esta comunicación fue realizada el lunes tras haber pasado el gran pico de los incendios en Galicia y teniendo muy presente también la situación de Portugal (y de tantos otros sitios que han estado ardiendo en el mundo con más o menos eco).
Para mí este mensaje representa un llamamiento de paz, de calma, y una invitación a tomar una nueva perspectiva sobre todo lo que está ocurriendo con la Tierra y con la existencia del ser humano sobre ella.
Estas palabras pueden aplicarse sobre todos los gestos negros del humano, no solo respecto a los incendios sino sobre las guerras, las violaciones, las torturas, los asesinatos, las mutilaciones,… Es una respuesta desde el mundo animal a todos los actos reprochables del ser humano, que son parte de nuestra huella y que nos acompañan (y al menos lo seguirán haciendo durante un tiempo) allá a donde vayamos.
Creer que somos algo aislado de todo lo que está pasando es una ilusión, así como lo es creer que lo que ocurre en un monte quemado se queda ahí y no afectará más ni de ningún modo a nuestra especie. Esta es la gran mentira en la que vive el ser humano: caminar siempre viendo solo sus propios pies y no comprender todavía que todos los pasos son los mismos. Sea un ciervo, sea un árbol o sea un niño, todos bebemos de la misma fuente y, tarde o temprano, nos llegará devuelto de algún modo.
La transcripción que hoy comparto también pretende dar una visión más sobre todos los movimientos de siembra de semillas que se están organizando.
No tengo los conocimientos científicos (ni aspiro a ello) para hablar de si es bueno o no para el ecosistema la siembra en cantidades astronómicas de semillas. En estos momentos con tantas opiniones encontradas diría que es difícil decidir desde la mente qué es lo correcto, pero sí tengo claro que es muy importante la actitud, intención y pensamientos con la que nos acercamos a estos lugares que ahora tienen una energía tan vulnerable.
Deseo que comprendáis con ayuda o no de este mensaje que hace muchísimo daño a estos lugares acudir con actitudes de ira, de rencor y de negrura respecto a los actos de los humanos que lo provocaron. No es momento para eso, y lo cierto es que nunca debería de haber lugar para esos pensamientos. Hagamos lo que hagamos deberíamos acercarnos a estos sitios desde la sacralidad, con pasos suaves de amor y respeto, intentando interferir lo menos posible pues la Tierra conoce sus procesos y sabe como reequilibrarse. No deberíamos acudir nunca a un lugar así con espíritu de salvadores (gran lacra del ego) sino como compañeros, ofreciendo nuestra empatía y comprensión sin juzgar y tendiendo una mano solo si quisiera ser tomada.
En concreto, en el día de ayer y de hoy los animales me han pedido que vaya a algunas de estas zonas a llevar manzanas, peras y otros frutos de mis árboles para dejarlas en los montes, sin entrar a invadir las zonas, sin pisar en donde no habríamos pisado de no estar quemado, simplemente ponerlas en donde sean accesibles para que los animales se sirvan de un alimento rápido, de una solución de emergencia, y que puedan pasar en mayor calma esta primera etapa. Han insistido en que este tipo de alimentos sirven para muchos seres de la jerarquía del ecosistema, tanto grandes como pequeños, y que representan un respiro para la situación actual.
Tal vez haya mil opciones mejores desde el punto de vista del interés ecológico del humano (esto es lo que veo en muchas de las propuestas salvadoras que se están creando), pero esta opción es la que ahora mismo en mí resuena y será por la comience, a mi elección y riesgo. Recalco una vez más, es más importante la intención en el acto que lo que se haga en sí, así que si alguien decide actuar respecto a esto que sea interfiriendo lo menos posible y siempre con mucha claridad en la mente y en el corazón.
Un abrazo y que pronto nos reconciliemos con nuestra especie.

Hoy me siento triste, angustiada,… Mucho llanto. Pero no vengo para que me aliviéis a mí sino para que os alivies vosotros. ¿Hay algo que yo pueda hacer?

Esto que está ocurriendo es el ser humano. Esta cara del ser humano existe, la queramos ver o no, y muchos animales es la única experiencia que tienen con vuestra especie.
Vuestra especie es dolor y no comprendéis que el dolor es hacia todos los seres: de vuestra especie, de las nuestras y de toda la vida del planeta.
Estamos hartos.

Esa idea es algo que siento muy fuerte desde ayer. Llevo dentro de mí también ese sentimiento de agotamiento, de que ya está bien.
Precisamente aquello que los gorilas temían, que me pusiese en contra de mi propia especie, es lo que siento ahora, pero no es algo de la mente sino que es algo que viene de dentro, y de todas partes.

Estamos hartos del humano, de vuestra ignorancia, de que no comprendáis…

Y que el dinero no se come…

Que lo único que puede alimentaros, por dentro y por fuera, es la tierra. No hay nada más sobre este planeta que pueda asegurar vuestra supervivencia y aún así no entendéis nada.
Estamos hartos de vuestra especie, de vuestros comportamientos, de vuestra inconsciencia, de vuestra ignorancia, de la pasividad. Estamos muy cansados, estamos agotados.
No queremos luchar, esto es lo que habéis conseguido: ni siquiera tenemos intención de luchar. Solo queremos dejarnos, ahí, y abandonar, porque no hay nada que podamos hacer, lo habéis hecho de tal forma que ya no hay nada que nosotros podamos cambiar. Solo nos queda esperar y respirar, aunque nos lleve la vida.

Siento muy profunda esa sensación de agotamiento, la llevo conmigo también en el día de hoy. No hay ira, no hay fuerza de lucha, solo una sensación similar a hundimiento, como si me replegara hacia adentro.

Así estamos.
Es una desgracia todo lo que ocurre. Creemos que se está restableciendo el equilibrio, sentimos que ha de ser una renovación todo lo que viene pero, ¿para quién? ¿Para nosotros que precisamente no necesitamos renovarnos? Estamos agotados… no es justo.
Ojalá sufrierais tantas pérdidas como nosotros y entonces comprendieseis.
Lo peor es que todo aquello que se pierde hoy se pierde también para vosotros, aunque no lo valoréis, aunque no lo comprendáis. Todos perdemos una parte nuestra porque todos somos lo mismo y, antes o después, el sufrimiento será para todos por igual.

Al decir que no es justo, en cierto modo, hay lucha en vuestra postura, ¿no?

No hay lucha, hemos abandonado esta batalla contra el humano porque ningún ser de este planeta puede luchar contra esa oscuridad, ninguno.
Solo la Tierra y Dios, la vida, pueden imponer un orden. Nosotros no lo entendemos pero sabemos que está siendo así, pero me pregunto, ¿será generando más ira y más frustración que eso se consiga? No lo sé… No comprendemos nada, estamos abrumados y es difícil oír la verdad.

Al final, como decían los gorilas, cada vez nos estamos separando más los humanos de luz de los humanos de oscuridad. A dónde nos llevará eso…

A más destrucción. Si no hay luz en esa oscuridad al final será el fin para todos, como lo está siendo ahora.

Pero, ¿de qué modo? Eso es lo que yo no acabo de comprender. Porque somos muchos los que estamos trabajando de forma amorosa pero al final estamos moviéndonos siempre en nuestros círculos con gente que realmente ya está en ese camino de luz, entonces, ¿de qué vale?

Los círculos no son estáticos, cada vez han de ser más grandes, por eso debéis de seguir haciendo vuestros esfuerzos en amar y en llenarlo todo de amor porque a cada momento habrá una persona más que tenga acceso a ese círculo y entonces seréis muchos los que sabréis que solo desde el amor, desde la calma, se puede lograr un cambio.
Si los que estáis ahí abandonáis y os escondéis entonces el planeta se consumirá y se apagará para siempre.

Pero es tan difícil, es tan doloroso…
Estar en una postura de amor implica estar empatizando con todo lo que se está viviendo, y para las personas que somos más o menos sensibles nos arranca el alma sentir todo lo que se está viviendo en estos momentos en los montes.

Y, ¿qué logras escondiéndote?

No lo sé, ¿qué logro exponiéndome?

Que no nos sintamos solos.
Danos aliento, Alba. Haznos sentir que merece la pena seguir viviendo, que podemos seguir intentándolo.
Hemos perdido a muchos seres que han perdido a sus familias, sus hogares, su alimento,… ¿Cuántas personas se han parado a pensar en eso?

[Viene mucho llanto.]
Lo sé, así es el ser humano… Es tan doloroso…
Somos tan egoístas… y yo la primera, no estoy libre de nada. Ayudemos de una forma u otra al final pensamos en nuestra casa, en nuestros bienes, en nuestra familia o en nuestra propia vida pero todo lo que se está perdiendo… eso es irrecuperable, ¡y es mucho más grave y valioso que nuestra propia existencia!

Queremos que exista la reflexión. Lamentamos las pérdidas de tantos seres que no han tenido relación con estos acontecimientos pero que se han visto involucrados, perdiendo sus vidas, sus casas, sus entornos,… No deseamos que haya dolor para nadie pero, ¿quién se ha parado a hacer balance de nuestras vidas, de nuestra situación?
Ha habido y continúa habiendo larga agonía. La asfixia y la impotencia.
Todos los árboles, las plantas, toda la vida que se ha consumido pudiendo nada más que observar. ¿Te puedes imaginar lo que es ser árbol en una situación así? Solamente imagínalo, imagínate ahí, quieta, enraizada, primero sufriendo con el humo, luego con el calor y después con las llamas quemando poco a poco todo tu cuerpo, sin haber hecho nada, sin poder hacer nada, simplemente espectador de cómo tu vida se hace y se deshace.
Pero qué crees que es peor, ¿este sufrimiento en tu cuerpo u observar mientras tanto cómo sufre toda la vida a tu alrededor? ¿Os imagináis algo similar sobre vuestra especie?

Duele el pecho, duele en el corazón… Esto es lo que llevo sintiendo desde ayer, y ponerle palabras solo asienta el cansancio.

Y los animales, cuántos animales se han quedado atrapados… ¿Puedes sentir la desesperación de una madre por salvar a sus crías? No importa que sean de agua, de tierra o de aire, no ha habido salvación para ellos. Primero han visto la muerte y luego la han vivido sobre sí mismos. ¿Qué tipo de pérdidas son estas? ¿Cuántos están preocupados y dolidos por estas pérdidas?
Imagínate corriendo, en cualquier dirección, e imagínate la muerte en cada esquina, con el sufrimiento en cada paso, la angustia y la agonía, el no-control. Esto ha ocurrido a una escala tan grande que la huella será irreparable para nosotros, para vosotros y para la Tierra.
No sabéis lo que habéis hecho… Paso a paso hipotecáis vuestra existencia y la de aquellos que os sigan. No hay nada gratuito, ya lo sabes, ningún acontecimiento camina solo sin estar en relación con otros tantos. Nada va sin volver.

Ni siquiera tengo claridad para pensar, quisiera responderte y dialogar este tema pero mi mente está en silencio, solo hay imágenes y mucho sufrimiento.

Los animales no tememos a la muerte porque comprendemos la vida, pero el sufrimiento y el dolor, cuando llega además por vuestra mano, es algo difícil de tolerar, porque este fuego no es de la Tierra, comprended esto.
Si la Tierra arde porque la vida lo marca aceptamos y la muerte se comprende como parte del orden, entonces no hay sufrimiento. Pero este es fuego del humano, de la avaricia y la oscuridad del ser humano, con este acto hacéis y deshacéis la vida. No tenemos herramientas para vivir la situación que nos dejáis, ese fuego es una siembra de ira y dolor, por tanto todo lo que pisa respira esa emoción.

Comprendo. De ahí que ayer, por ejemplo, entrara en un conflicto con el estado de amor que me exigía a mí misma enviar, y es que aunque conseguí salir de la ira y del dolor (fácil de sentir en ese momento) lo que venía después de eso era llanto y más llanto. No se trataba de un llorar desde la cabeza, pensando mentalmente en lo que estaba ocurriendo, sino desde la empatía, desde sentir todo lo que se estaba sintiendo.
No puede haber calma así… Puedo amar pero no puedo estar como una hojalata.

Deberíais de amaros primero a vosotros antes de intentar comprendernos a nosotros.

¿Dices “vosotros” como especie de humanos o como seres individuales?

Como especie.

Pero es muy complicado, ¡de hecho ese es el mayor reto! No acabar odiando a nuestra propia especie con todo lo que está ocurriendo…

Si odias a tu especie te odias a ti, así que comenzad por amar los pasos de vuestra especie, sin juicios, como si fuerais grandes madres, de esta forma os estaréis amando a vosotros mismos, entonces tendréis mucho amor para compartir con nosotros y desde ahí podréis ayudarnos.
¿Qué creéis que nos aportáis si venís a estos montes con vuestra pena, con vuestra ira hacia vuestra especie, con vuestro dolor por los pensamientos que creáis…? Así solo podéis incrementar nuestro dolor y nuestra propia desesperación. Si queréis ser de ayuda miraros primero dentro y después venid hacia afuera.

Es tan complicado eso…

Que estemos hartos no quiere decir que no haya nada más que podamos hacer, porque aquello que ha de llegar llegará de todos modos, así que intentémoslo.
A pesar de nuestro dolor, a pesar de lo que hayamos dicho, no abandonéis.
Ama a tu especie, ama a todos los seres de tu especie, y brilla.

Esto es algo que al humano que camina en actitud de lucha le cuesta entender, la parte de amar y sentarse.

Puede haber lucha ahí, ya has hablado más veces de la lucha pasiva, la diferencia es que no hay odio en el interior, no hay enojo, no hay enfado. La oscuridad está desterrada en ese acto de lucha y desde ahí ayudáis.
¿Qué puede aportar aquel que lucha desde la ira que no haya aportado ya el que ha generado todo esto? ¿Comprendes? ¿Podéis ver que estáis emitiendo la misma vibración, la misma energía, el mismo mensaje, que los que han iniciado todo eso?
Podéis salir al monte, o simplemente vibrar en vuestra casas, pero desde esa postura, desde esa calma, sin ira y sin rencor. No os convirtáis en aquello contra lo que lucháis.

Comprendo, aunque esto me hace pensar en si no estaremos entonces siendo muy sumisos…

Existe en esto un movimiento armonioso, lejos de la sumisión, acorde a la vibración de la Tierra y, por tanto, fluyendo con todo lo que la Tierra lleva, es como agua, va en su misma sintonía, viste los mismos colores, es plena aceptación y presencia.
No es sumisión porque no atiende a las órdenes de nadie más que de sí mismo, simplemente escucha y se mueve al son que suena, nada más. No hay lucha, no hay dolor, solamente hay estar ahí, siendo… Y con esto que yo soy aporto lo que puedo aportar, y pido a Dios y rezo a la vida por ser capaz de llegar a comprender, por seguir aceptando y por no salir de esta vibración tan amorosa que me permite entonces ser una buena herramienta de ayuda. Así os aseguráis no estar alimentando el fuego.
Aquellos que os acercáis al fuego con dolor e ira estaréis avivando las llamas y seguiréis dejando sufrimiento sobre la Tierra y sobre todos los seres que vivimos en ella. Si podéis llegar a purgaros, si podéis aceptar lo que ocurre, sin juicios ni salvadores, solamente estando ahí, entonces daréis lo mejor de vuestra presencia y estaréis aportando todo lo que sea posible aportar.

Aun así pienso en aquellas personas que ven cómo el fuego va contra sus casas y comprendo que sea difícil mantener esta postura.

No lo niego, y habrá mucho agotamiento, como estamos ahora los Devas aun con nuestra consciencia, aun con nuestra capacidad de visión, estamos agotados, exhaustos y desesperados, pero dejamos a un lado el rencor.
No importa si es antes o después, lo importante es que entréis aquí cuanto antes y respiréis en calma para restablecer el equilibrio de la Tierra. Ya llegue en forma de lluvias o de movimiento de tierras, sea como sea habéis de ayudar aportando calma para que la Tierra pueda ejercer su lucha cuanto antes contra todo lo que la ataca.

¿Cuál creéis que es el futuro del ser humano?

Existen todavía varias posibilidades, y la que os lleva a vosotros fuera de este plano nos lleva también a nosotros, así que debemos de seguir intentándolo por cansados que estemos, solo es necesario sentarse y respirar amor.
Aceptemos que los seres que se pierden cumplen parte del orden, aunque sea un orden forzado, y confiemos en que al final el equilibrio llegará. Solamente nos queda esta opción.

Vuelve a doler el pecho…

Es el dolor por la empatía. La empatía es amor, así que de algún modo ese dolor estará ayudando a las especies del planeta, a la vuestra y a las nuestras.

¿Habrá valido de algo todo esto?

Debemos creer que así es, pues el otro camino ya sabemos a donde nos lleva.
No temáis, precisamente en estos momentos es cuando menos debéis de aferraros a lo material y habéis de enraizaros fuerte al mundo espiritual.
Tarde o temprano comprenderéis que las brechas que se abren en la Tierra, por todos sus medios, solo pueden ser sorteadas desde el pilar espiritual. Si os aferráis a lo material os aferráis a la ilusión de vuestra vida construida y estable, pero la vida es algo que fluye, es algo que se mueve y que no puede ser atrapada en ningún objeto.

Siento que ha sido bueno que hablásemos. Creo que ahora estáis más calmados, tal vez menos desesperados, y yo también he encontrado calma. ¿Os sentís mejor?

Sí, menos desalentados. Gracias.
El otro día escribiste algo que se relaciona también con lo de hoy… No es una solución luchar contra el fuego, extinguir el fuego no arreglará nada sino se lucha contra el interior de las personas, y a ese interior solo se puede llegar a través del amor y la calma.
Aquellos que intentéis luchar con las armas con las que sois atacados quedaréis atrapados en esa oscuridad y formaréis parte de su mismo pasto. No os permitáis atrapar, no dejéis de amar y no caigáis en los juicios y el sufrimiento fácil, eso es lo que pretenden y es lo que acabará con la vida de todo el planeta.
Buscad vuestra sonrisa y sonreíd, porque estáis ahí y porque habéis hecho lo posible. Y si no lo habéis hecho lo podéis hacer ahora abrazándonos desde donde estéis, abrazando nuestro dolor y nuestra desesperación y dejándoos sentir con nosotros.
Podéis y debéis hacer un movimiento de paz, de reconciliación primero con vosotros y después con toda la vida que se esfuma entre las cenizas, con todas las formas de vida. Son muchos los seres que se han quedado atrapados, que se han ido fuera del orden y que están sirviendo a una misión mayor que ni siquiera nosotros logramos comprender.
No hagáis movimientos de ira, no luchéis con sus armas, por favor. Solo necesitamos que estéis presentes, aquí, en vuestras casas, en donde sea, y que respiréis el estado en el que estamos.
La empatía, que logréis sentir lo que estamos sintiendo, es una herramienta más poderosa que todo lo demás. No hace falta congregarse, no hacen falta normas, no hace falta ambicionar ningún resultado ni ningún fin. Solo os pedimos que estéis, que nos acompañéis, que seáis conscientes de todo lo que ha pasado en este otro lado, en todo ese universo que no son los seres humanos.
Respiremos amor por todos los seres del mundo animal, vegetal y mineral, y por todos los otros seres de luz, elementales y tantos otros que ni siquiera podáis imaginaros pero que sufren con este proceso. Todos ellos, todo este gran porcentaje es la vida que vuestra especie arrasa y que solo necesita ser oída, nada más.
Llenad vuestros deseos de paz para que haya calma en vuestra especie, para que exista el entendimiento, y llenad vuestro espíritu de amor.
Que todo lo que crezca en vosotros a partir de hoy sea amor y que nosotros seamos parte de ese crecimiento.
Ahora hay calma. Gracias.
Vemos la parte de luz que todavía late en vosotros y por eso podemos caminar para recuperar la esperanza.
Gracias Alba, gracias por la calma.

Yo no he hecho nada… solo estoy aquí.
El caso es que yo me siento más tranquila, menos desesperada aunque muy agotada, pero siento que esta es la postura adecuada.

La postura del amor siempre es la correcta.
Te abrazamos y te permitimos descansar. Gracias por estar atenta. Difúndelo y permite que llegue a donde sea necesario.

Entendido. Gracias a vosotros.
Os abrazo grande desde aquí. Mis deseos de calma y de aceptación. Y que no haya sido en vano.

Nunca es en vano. Que el equilibrio se restablezca cuanto antes y que todos los comprendamos.

Sí, que así sea.

Share this Post!

Related post

6 Comments
  1. Amalia 26 julio, 2018 at 15:08 - Reply

    Como de intenso me llegó 😦, he sentido rabia, dolor, menosprecio, impotencia, soledad, empatía y amor… Lo siento, lo siento mucho 😢
    Por las memorias que guardo, ajena a tanto dolor, sufrimiento y crueldad.
    Me ha removido totalmente!
    Gracias Infinitas, Alba.

    • Alba Kensho 26 julio, 2018 at 19:43 - Reply

      Ante eso solo nos queda amar, amar… y seguir amando. Un abrazo.

  2. Tante 13 diciembre, 2017 at 21:18 - Reply

    Gracias llegó en el mejor momento!

    • Alba Kensho 14 diciembre, 2017 at 17:54 - Reply

      Cómo me alegro 🙂 Un abrazo.

  3. Bro 19 octubre, 2017 at 10:23 - Reply

    Gracias 😉

    • Alba Kensho 28 octubre, 2017 at 23:23 - Reply

      Un abrazo 🙂

Leave a Comment

Your email address will not be published.