Mensaje del Deva de las Ballenas – En lo Alto de la Montaña

Escuchad. Respirad…

~

Así como las ballenas nadan hacia adentro, mar adentro, el ser humano debe ir tierra adentro, hacia lo alto, a las montañas, y permanecer allí.

Buscad un cobijo, manteneos a salvo y sobre todo permaneced en paz. Un lugar en el que no llueva sobre vuestra cabeza, aunque llueva intensamente fuera, eso es lo único que necesitáis, pero no lo hagáis solos, buscad quien os acompañe. Empezad de cero. Empezad de nuevo.

Aprended a usar de nuevo vuestras manos, descubrid qué podéis crear con ellas. Descubrid qué podéis llegar a crear con ellas.

~

Vendrán más, después de este vendrán más, y si no hacéis nada ahora no estaréis preparados. No podéis vivir en estado de espera. Si os permitís estar inmóviles ahora todo se paralizará.

Esto tiene que ser trampolín, un impulso para ir tierra adentro, a lo alto de la montaña. Lejos de las ciudades, lejos del ruido, lejos del embotellamiento. Aprended a vivir de nuevo en un lugar en el que vuestra visión permanezca despejada.

Pero no lo hagáis huyendo, no escapéis, no os llevéis vuestras ideas del bien y del mal para no volver a caer en crear el bien y el mal allá en donde estéis.

Nos gustaría observar la hermandad en vosotros, que os abrazaseis y os ayudaseis. Que entraseis de nuevo en el flujo de la vida, en el ritmo de la vida, que viene y va, y que no finaliza ahí, sino que vuelve a venir y se vuelve a ir.

Ojalá pudierais haceros a un lado en vuestras decisiones y fueseis vosotros los que decidieseis sin ser vuestra especie el centro de la decisión.

~

Haceros con un trozo de tierra, solo necesitáis eso, y compartid, enseñad, y sobre todo aprended.

Cuánto dais por hecho, os cuestionáis cada vez menos. Os creéis más inteligentes que vuestros mayores y que vuestros antiguos, pero habéis perdido vuestra capacidad para discernir. Todo lo que observáis está empañado, vuestra visión está borrosa.

Es urgente establecerse en otro lugar y permanecer ahí.

Sed prudentes en vuestras transiciones, no hagáis ruido. Sed sigilosos, pero permitíos acompañar.

~

El ser humano tiene depredadores, dentro de su propia especie. Debéis aprender a vivir ahora con más sigilo, como era antes… Debéis aprender a vivir sin que se note que estáis viviendo.

El miedo es salvaje, pero también lo es saber sobrevivir. Debéis recordar cómo sobrevivir en una tierra llena de depredadores.

Sencillo, todo debe ser más sencillo. Pero no hagáis esto solos, uníos a los sabios, a los mayores, como un aprendiz que quiere ser instruido. No a los mayores de aquí, sino a los de allá arriba, los de las montañas.

~

Habéis creado una burbuja de aire y está a punto de asfixiaros; salid de la burbuja antes de que se acabe el aire. Empezad de nuevo, seguid lo que otros dejaron inacabado: las casas de los mayores, los lugares de los mayores, que un día se fueron y ya no volvieron. Allí os están esperando para empezar de nuevo.

Os lo pido con toda la profundidad… Podéis evitar mucho sufrimiento saliendo a respirar en este momento, comenzando a respirar ahora, cuando todavía podéis ver con claridad vuestras opciones.

Cuanto menos oxígeno quede en vuestra burbuja mayor ruido habrá en vuestra mente y más dificultad encontraréis para tomar una decisión adecuada.

Iros hacia atrás, más hacia atrás todavía, y retomadlo desde ahí. Lo que ya sabéis os será siempre de ayuda. No podéis frenar vuestra creatividad, pero podéis transformar vuestra creación.

~

No temáis, os estamos apoyando. Algunos están enfadados, algunos se sienten muy inseguros ahora, otros estamos ahí con vosotros, con esperanza, pues este es el momento.

Permaneced en silencio. Respirad… Observad en dónde estáis, sentid la vida que está afuera, esperando.

~

Se abre un nuevo camino, pero habéis de decidir pronto hacia dónde continuar. El camino se bifurca.

Volved a caminar, meted vuestros pies en la tierra. No podéis sentir lo que no tocáis.

Qué os dice la Tierra… Aprended a hacerlo todo de nuevo, aprovechando lo que ya hay hecho. No os aisléis, pero tampoco os encerréis entre una muchedumbre. Cómo es esa tierra en la que sigue existiendo el ser humano…

Vuestra especie ya se ha bifurcado antes, tantas veces, y vosotros os estáis separando ahora.

Cuidado con las ideas de unión si se impone una idea que cohesión… El ser humano necesita ahora más que nunca un protector, pero el protector ha estado ahí siempre y continúa estando. Debéis mirar en la dirección contraria.

El sol da luz y calor. No podéis vivir sin sol como no podéis vivir sin agua.

~

Os están llevando hacia el mar, pero el mar no es un lugar para vosotros… Os están guiando hacia la orilla porque saben que en el agua no sobreviviréis sino es sobre un bote. No queráis vivir en un bote, no aceptéis vivir para siempre en un bote, y no metáis a vuestros hijos en él.

Cuanto más os disperséis más difícil será acorralaros, y menos interesantes resultaréis. Os interesa no ser interesantes, pero buscáis ser más interesantes que los demás y ahí ponéis en peligro vuestra libertad.

~

Os amamos. Nos sentimos impacientes, nerviosos… Os estamos protegiendo.

No os hagáis más daño, despertad. Lo que viene ahora necesita de acción, este es un tiempo de claridad para luego ser concreto en la acción, habrá solo un momento para cada uno, por eso debéis ser ágiles y tener la mente clara.

Necesitamos que os ayudéis a vosotros mismos, nadie más puede hacerlo por vosotros. Cuando sea el descanso cortad los hilos y salid sigilosos. Hay otro mundo fuera.

Puedes leer aquí la reflexión que escribí en relación a este mensaje:

Share this Post!

Related post

0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Enter Captcha Here : *

Reload Image