Mensaje del Deva de las Mariposas – Vivir en la luz

Hace unos meses, durante una meditación, pude volver a sentir a mi madre a través de las mariposas. Aquella experiencia dejó hasta hoy la pregunta en mí de qué había significado aquello, porque no solo había sentido a mi madre sino que pude sentir también a mi hermano, un hermano al que nunca llegué a conocer. Qué maravilloso que, aunque nunca le pude conocer físicamente, le reconociese nada más ver aquella mariposa.

Sin duda, como así es la magia de la vida, había unas líneas para mí en medio de aquella anécdota y nuevamente, gracias a las mariposas, he podido volver a sentirles a los dos, una vez más.

Dicho esto, ¡cómo podría describir todo lo que me están dando los animales! Es por esto que no puedo más que darles las gracias. Gracias: a todos los animales que se cruzan cada día conmigo y ni siquiera reconozco su existencia, a todos los que hacen posible la vida en el planeta tal como la conocemos, a todos los que han compartido un ratito de su vida conmigo, a todos los que han dado su vida por mí, a todos todos… gracias de corazón.

Experiencias como esta no hacen más que afianzar mi compromiso en la difusión de sus mensajes y me animan a aportar todo mi conocimiento y experiencia para que un túnel de amor entre humanos y el resto de especies sea posible, ¡y fácilmente transitable! 🙂

Un abrazo.

[Me presento ante el Deva de las Mariposas y veo una mariposa posada que comienza a volar hacia mí. Después veo un águila, un caballo, un delfín… La mariposa se coloca a mi lado y el resto de animales se colocan sentados y acomodados frente a mí.

Hay muchos animales reunidos. Me transmiten que estaban esperándome y que estarán observando durante la comunicación. Les siento expectantes y emocionados].

¿Cómo os sentís las mariposas?

Alegres y tranquilas. Vivimos en la luz, no tenemos miedo. Tú crees que tenemos miedo pero no tenemos miedo…

Ni siquiera era consciente de tener ese pensamiento…

Piensas que todos los animales temen al ser humano pero no es así, nosotras vivimos en la luz.

¿Qué significa vivir en la luz?

Que estamos en la verdad, con Dios, en el amor. Nada nos asusta porque solo hay verdad aquí. Lo que es, es.

Lo que es, es…

Lo que es, es lo que ha de ser. Todo está en orden, nada nos altera porque estamos en orden divino.

¿Como las águilas?

Ellas también están en la luz.

¿Estar en la luz está relacionado con el hecho de poder volar?

Es una transformación. A la luz se llega por transformación.

¡Qué interesante!

Te preguntas quiénes están en la luz… pues muchos animales, y también algunos humanos.

¿Llegáis a la luz en vida? Me refiero a si estáis en la Tierra y en la luz al mismo tiempo o, ¿no es compatible?
Nosotras estamos en la luz y estamos en la Tierra. Hay los que están solo en la luz y los que están solo en la Tierra pero nosotras estamos en los dos lados.

Entonces, ¿la luz sería lo que entendemos nosotros por “el otro lado”, lo que hay después de la vida?
También, aunque no por irse de la vida hay luz para todos.

¿Es cuestión de méritos?

Es más complicado que eso…

¿En la luz sois todos los seres iguales?

Todos iguales y todos distintos. Cada uno es único, todos somos uno y uno cada uno.

Qué complejo…

[Me piden que lo reflexione un momento].

¿Te refieres a que en la luz uno es uno mismo, como lo era antes, y es también todos los demás al mismo tiempo?

Sí, en la luz se es Uno, y todos saben quién es cada uno.

Comprendo…

¿Cómo es la vida de la mariposa estando en la luz y en la Tierra al mismo tiempo?

Sabemos lo de aquí y sabemos lo de allá, así es más fácil el viaje.

¿El viaje de la vida?

Sí, nuestra estancia en la Tierra, a eso lo llamamos el viaje. Venimos, vivimos y aprendemos.

Todo eso me suena tan humano…

En la luz todos somos todo, no hagas esas distinciones. [Me corrige de forma cariñosa].

¿Cómo está la conciencia individual de las mariposas?

En algunas formada y en otras formándose.

[Surge una interrupción fuera de la habitación en la que estoy físicamente].

Dais importancia a lo que no la tiene, y a lo que la tiene no se la dais. No lo entendemos.

Lo sé, parece tan obvio… Sin embargo, yo misma me veo dentro de esa espiral humana preocupada por “cosas” muchas veces.

Sal de ahí, de esa espiral.

[Levanto la vista y veo escrito frente a mí el mensaje de las águilas: “Vuela alto”].

Ahí está la luz.

Entiendo.

Retomando lo de la conciencia… ¿Por qué algunas mariposas se están formando y otras ya tienen la conciencia individual formada? ¿No es un movimiento general de la especie?

No. Y está bien así, porque no todas tienen el mismo ritmo. Todavía hay muchas mariposas que no la necesitan.

¿Quieres decir entonces que la conciencia individual surge por necesidad y no por evolución o crecimiento?

La conciencia individual es necesaria porque la vida las guía hacia ahí, así que también se trata de algo evolutivo. El contacto con el humano y con otras especies avanzadas las está invitando a despertar su autoconocimiento y a ser conscientes de sí mismas, pero hasta ese momento no fue necesaria.

Sigo sin ver claro si eso es algo positivo o no para vuestra especie.

La pregunta correcta es si eso está en el orden, y sí, está en el orden. Es porque es.

Es un salto en su evolución individual, ¿no?

Sí, muy grande. Al principio hay desconcierto, pero luego son libres.

Me gusta verlas libres.

Respecto a lo de entrar en contacto con el ser humano… ¿Puede que sea una de las misiones de nuestra especie ayudar con nuestra existencia a que otras especies se desarrollen como seres individuales?

Se trata más bien un efecto colateral, no es la misión principal. No sé si esto estaba previsto en el plan inicial…

¿En el plan inicial?

Sí, el plan inicial.

[Silencio].

No hay más que decir.

Recientemente, quise comunicarme con una mariposa y lo único que recibía era: “Trabajar, trabajar, trabajar… No me molestes ahora”. Parecía muy obsesionada.

(Risa). ¡Sí! Así es la mariposa, cumple instrucciones de arriba, de la luz. Su misión es prioritaria a todo lo demás y, aunque también le gusta disfrutar de la belleza, si en ese momento está ocupada deberás esperar a que acabe, ¡si es que acaba! (Risa).

Siento que hay todo un chiste en clave detrás de eso que no estoy entendiendo. (Risa).

¿De qué misiones hablas?

[Me transmite la idea de que las mariposas restablecen el orden en las plantas y en la naturaleza. Muestra como si tejieran una red protectora (lumínica) sobre la vegetación para restablecer su equilibrio].

¡Esto me recuerda mucho a los túneles que construyen las abejas! ¿Guarda relación con sus “túneles de amor”?

No, aunque también las ayudamos a veces. Lo de ellas es como carreteras y lo nuestro es protección.

¿Del ser humano?

No, en general. Es nuestra aportación a la Tierra.

[Me enseña cómo van tocando plantas, algunas flores… de forma estratégica. Efectivamente siento que siguen un orden. Vuelvo a tener la sensación de “trabajar, trabajar, trabajar…”. Muestra como tocan una flor, giran cierto grado, paran, dejan un mensaje, tocan otra…].

En las pausas se conectan a la luz y confirman que lo estén haciendo bien. Siempre hacen lo correcto.

Yo creía que las mariposas ayudaban a polinizar, como las abejas, y que ese era su cometido.

Hay estrategia, ningún movimiento es aleatorio. Donde tú ves aleatoriedad nosotros los animales vemos orden.

Comprendo.

Y, ¿qué hay de la gente que captura las mariposas (para disecarlas normalmente)?

[Recibo mucha tristeza, me viene llanto].

Os parece divertido… todavía no lo comprendemos. Es cruel.

Cuando os lleváis una mariposa la zona queda desprotegida y yo tengo que esforzarme mucho para intentar restablecer el orden.

¿Mandando a otra mariposa a la zona?

Es mucho más complicado que eso…

Os creéis con derecho de alterar el orden, de utilizar siempre la naturaleza a vuestro antojo, y no sabemos cómo luchar contra eso. Ese no era el plan…

¿Hablas del plan inicial otra vez?

Sí, desde la luz aún se recuerda.

Y, ¿podéis ver también hacia adelante? ¿A más largo plazo?

Sí, pero todavía no se ve solución…

Comprendo.

¿Qué valores o cualidades necesita ahora la humanidad de la mariposa?

La libertad. Sois esclavos de vosotros mismos, vuestro sistema os esclaviza.

Estáis inmóviles. Necesitáis tomar contacto con la libertad y volver a sentir la belleza, la admiración por la Tierra que os sostiene y os sustenta.

También podemos aportaros valentía. Vuestra falta de libertad os hace tener miedo a todo.

Y la mariposa, ¿no teme a nada? ¿Qué siente cuando cambia de larva a mariposa? ¿no hay miedo ahí?

Hay transformación y hay paz. Transformamos el miedo en oportunidad.

En el estado de larva gestamos, ahí estamos todavía adaptándonos a la Tierra y recibiendo instrucciones, pero no tenemos miedo. Después somos libres.

Comprendo, ¿el cambio se trata entonces más bien de una liberación?

Sí. A través de ese tiempo desde la llegada al cuerpo nos preparamos para nuestra misión.

Entiendo.

¿Hay algún mensaje que queráis dar?

Sed libres y vivid de acuerdo a Dios.

Si ya no entendemos lo que es “Dios”, como para saber cómo vivir acorde a él… (Risa).

Lo sabéis dentro, esa información la lleváis siempre dentro. Tenéis que oír dentro.

Hay paz en la libertad… Libertad y miedo no pueden existir juntas, así que liberaos. Con la libertad aparece la paz y desaparece el miedo, entonces podéis oír las misiones y colaborar.

¿Colaborar con “el orden”?

Con la Tierra, con la vida en la Tierra.

Entiendo. Aunque será difícil llevarlo a la práctica.

Porque piensas como una esclava… Piensa como una mariposa. [Sonríe].

Para finalizar, quería compartir una experiencia que tuve con las mariposas…

Hace meses, mientras realizaba una meditación, vi a mi madre y a uno de mis hermanos (ambos no están ya aquí físicamente) viniendo hacia mí en forma de mariposa. Eran de color azul, preciosas, y estaban llenas de luz. ¿Qué significó aquello?

Que están en la luz.

Recuerda que en la luz no hay miedo, hay libertad y paz. Están bien y querían que tú lo supieras. Están ahora aquí con nosotros.

[Me viene una emoción muy grande.

Veo de nuevo a todos los animales frente a mí (caballos, cebras, águilas, delfines…), como en una conferencia, y veo a mi madre y a mi hermano de la mano sentados entre ellos].

Se sienten muy orgullosos y están muy atentos de ti. De vosotros (de mí y de nuestro otro hermano en común).

Diles que les amo, que les echo de menos, y que gracias.

Estamos siempre. Siempre estamos.

[Mamá] Sigues sendo o meu coelliño, non chores, ¡estamos con todos estes animais! (Risa). Non chores coelliño (*).

¡Te quiero tanto…!

[Mamá] ¡Aquí tienes montada una jauría! (Risa).

[Hay muchos tipos de animales con ellos que les tienen acogidos y protegidos].

Gracias a todos. Esto es algo que queda aquí dentro de mí. Gracias.

Gracias a ti.

[Se levantan y se van].

(*) Trad. gallego: Sigues siendo mi conejito, no llores, ¡estamos con todos estos animales! (Risa). No llores conejito.

Share this Post!

Related post

6 Comments
  1. Xesús 25 septiembre, 2016 at 21:56 - Reply

    Esta… “¡estamos con todos estes animales!”, y sobre todo esta… “¡Aquí tes montada unha jauría!”
    Tal cual! Se me escapó una carcajada :)) Abrazote Albi!

    • Alba Kensho 25 septiembre, 2016 at 21:59 - Reply

      ¡Sí! jejeje ¡Un abrazo! Te quiero.

  2. Silvia 25 septiembre, 2016 at 21:14 - Reply

    Ay! imposible no llorar con esta comunicación. Qué bonito y esperanzador Alba.

    • Alba Kensho 25 septiembre, 2016 at 21:45 - Reply

      Es una comunicación muy especial… para mi es un recordatorio de que seguimos estando acompañados, aunque pase el tiempo, y que la vida es algo tan enorme y mágico… que aunque no comprendamos ni la corteza vale la pena cada segundo, ¡aquí y allá!

  3. Yanira Estévez Puga 25 septiembre, 2016 at 19:42 - Reply

    Emociona… <3

    • Alba Kensho 25 septiembre, 2016 at 20:57 - Reply

      Sí… El amor emociona 🙂
      Un abrazo

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Enter Captcha Here : *

Reload Image