Mensaje del Deva de los Caballos (con Cristela Pemán) – Entre lo salvaje y las responsabilidades

Esta semana he podido contar con la colaboración de alguien muy especial para comunicarme con el Deva de los Caballos. Ha implicado sacrificios (¡sobre todo de tiempo!), pero solo hay que ver el resultado.

Mi primer contacto con los caballos fue gracias a Cristela Pemán Mariño, fundadora de Caballos Cima de Vila (*), por eso para mí ha sido un privilegio haber podido contar con ella en esta comunicación. Con su conocimiento, hemos sabido formular las preguntas adecuadas y de este modo hemos podido descubrir información a la que yo sola sería inviable acercarme, así que gracias Cris 🙂

Durante la hora en que nos reunimos pudimos hablar tanto del comportamiento que muestran los caballos salvajes de la zona, como de los unicornios o las sensaciones en la especie sobre la práctica de constelaciones con animales.

El texto que sigue a continuación es la transcripción de la grabación realizada durante esa conversación. Aunque el formato es un poco diferente a los anteriores, al transcribir he intentado mantenerme los más fiel posible a lo que vivimos en la comunicación, para que resulte dinámico a pesar de las complicaciones que implica expresar a través de mi misma voz mis propias opiniones junto con las del Deva de los Caballos. Por otra parte, y por protección a nuestra intimidad, he omitido un apartado de la comunicación deseando que no se vea afectada la comprensión global de la misma.

Sin más, espero que la disfrutéis, y de nuevo gracias a Cristela por su ayuda desinteresada, por permitir que esta información se comparta y por la gran labor de concienciación que realiza con los caballos.

A todos, un gran abrazo.

[Alba] La primera pregunta es: ¿cómo os sentís como especie?

Transmiten mucho amor. De forma general la especie se siente bien, hay puntos de dolor pero no es una especie que se sienta reprimida, como les puede pasar a las gallinas. No sienten el dolor de estar siendo sometidos por el ser humano, a pesar de que podrían tener motivos para ello.

Dicen: los caballos conservan mucho amor, conservan todavía una parte muy pura de ellos porque el dolor no está grabado en la especie.

[Cris] Aun así, los caballos que están encerrados, que los ves sin vida y apagados… ¿Esos caballos no se sienten dolidos?

[Alba] Sí, esa es una mancha en la especie. El Deva insiste en que hay dolor pero también hay mucho amor. Aunque muchos de la especie están sufriendo, sigue habiendo mucho amor.

¡No sé de dónde sacan tanto amor! (Risa). Pero la cuestión es que ahí está.

El caballo es una especie que a nivel comunicativo a mí me encanta, siempre tiene muchas ganas de conectar. Conectas con ellos y al momento sientes paz y plenitud.

Transmite que notan mejoría en el estado de la especie. Dice que antes tenían libertad pero que luego apareció el ser humano y, con él, todas sus creaciones. Sienten que su forma de percibirnos está cambiando hacia mejor.

Siento como si su especie estuviera ganando fuerza, llenándose de nuevo de amor y fortaleciéndose. Comenta que, aunque hay una mancha muy oscura que está ahí, ahora eso está mejorando.

[Cris] ¿Se puede lograr una armonía para que el humano pueda seguir montando a caballo?

[Alba] Dice que es posible si, al montar, el humano es uno con el caballo, como te puede ocurrir a ti. Esa es tu experiencia personal. Tú estás montando pero lo estás haciendo desde el respeto, desde el corazón.

Otro caso es si estás montando como deporte, o de cualquier otro modo en que se aísle la parte espiritual del animal, en ese caso el caballo no quiere ser montado. Y no quiere ser montado porque está siendo sometido, está haciendo algo que no está en su naturaleza.

Añade que los caballos tienen una parte de sí que les lleva a servir al humano, pero desde ese respeto y esa igualdad en el que se intenta ser uno con el animal, sin intentar someterlo ni sacar beneficio a causa de ese sometimiento.

[Cris] ¿Qué relación guardan los caballos con este lugar (San Adrián de Calvos)?

[Alba] Comenta que este lugar siempre fue de los caballos. Para ellos esto pertenece a los caballos, dice: es tierra de caballos.

Se muestran protegiendo algo, su presencia aquí es de protección hacia esta tierra. La sensación que me transmiten es como si la tierra fuera alguien, no solo un conjunto de tierra y árboles, sino como si tuviese un espíritu propio o energía individual que ellos, con su presencia, están protegiendo o haciendo que perdure por el hecho de estar aquí. Esta es una sensación que está grabada desde muy antiguo.

Me muestran de qué forma el humano llegó y les fue comiendo terreno, dejándoles cada vez más asfixiados y, de forma progresiva, cómo se fueron quedando con menos espacio para proteger. Dice: “antes protegíamos hasta aquí, y con el tiempo sólo hasta aquí”, mientras me enseña una distancia menor.

Por su parte, los caballos plantearon una tregua. Entendían que necesitásemos este espacio pero sentían que siempre eran ellos los que estaban cediendo y, de esa forma, se fueron quedando con un sitio cada vez más pequeño. Aunque intentaron proteger su espacio, la cuestión es que de repente se sintieron encerrados unos contra otros, en un hueco muy pequeño, y fue entonces cuando se dieron cuenta de que todo lo demás ya era del humano, por lo que ellos ya no tenían nada que hacer aquí. Hablan también de que en esta pérdida de territorio hubo más animales afectados, y que no les ocurrió solo a ellos.

¿Era esta una zona en la que había más animales? Toda esta información la siento muy antigua…

[Cris] Que yo sepa esta no era tierra de caballos… Empezó a serlo hace unos años, desde que la gente comenzó a dejarlos abandonados en el monte.

[Alba] Lo que ellos cuentan es en relación a algo más antiguo. Los caballos reclaman este espacio como suyo. No siento que hayan llegado hasta aquí de invitados, o abandonados y dejados aquí. Ellos reclaman esto como suyo y por eso están aquí.

Cris, están pidiendo que te abras… Dicen que hay algo grande e importante para ti en lo que se va a hablar aquí hoy, pero sienten que estás un poco cerrada a ello.

[Cris] Es cierto… Soy capaz de conectar con ellos en esta dimensión y sentirles, pero traspasar esa línea y hablar con ellos de esa forma… Abrir hasta ese punto el corazón es algo que va muy despacio.

Siento en mí lo que ellos son, intensamente además. Y sé que tengo algo que me une a ellos.

[Alba] El Deva insiste de nuevo en que este lugar era de los caballos, y añade: el humano los quita y ellos vuelven, el humano los quita y ellos vuelven… porque esto es de los caballos. No habla en un sentido territorial, ya que están dispuestos a ceder y a compartir, se refiere a que parte de la energía de su especie está aquí guardada.

[Cris] ¿Qué podemos hacer por todos los caballos que dejaron este lugar? (La pregunta es en relación a una matanza de 300 caballos que hubo cuatro años antes).

[Alba] Transmite que todos los caballos que están viniendo lo van a seguir haciendo para intentar sanar ese suceso. Aunque tú comentas que fue algo puntual ellos lo sienten como algo recurrente en esta tierra.

Para ellos es recurrente que, en este lugar, el humano se alce, acapare el espacio y les eche. Y aunque ellos siguen intentando estar aquí, el ser humano de nuevo viene y les quita el lugar. Aun así, a pesar de todo lo siguen intentando… Es un círculo energético que está aquí grabado: no es que ellos estén atrapados en esa rueda, sino que es el humano el que no entiende que depende de él romperlo.

[Cris] Entonces, ¿podría ser una posible solución crear un espacio para ellos?

[Alba] Sí, y honrarles. Transmite que realmente lo que podemos hacer es honrarles y honrar todo ese proceso repetido en el tiempo en esta tierra. No se trata de el hecho en concreto, ni tampoco de la zona en sí, sino de que se pueda reconocer que el caballo estaba aquí antes que el ser humano y que comprendamos que, aunque ellos están dispuestos a ceder, siempre van a intentar volver.

El caballo siente la energía de este lugar, como si el espacio mantuviera la energía de su especie. Este sitio vibra con la especie, para que lo entendamos mejor: ellos van a ir a donde sientan algo equivalente a la energía de su manada.

El hecho de que se les respete y se les deje estar es una forma de sanar lo ocurrido, de permitirles su lugar. Sobre esto, dice el Deva: ya lo hicisteis mal una vez, dejad que esto se pueda arreglar.

[Cris] Entiendo pero, ¿de qué forma podríamos hacerlo? Tendríamos que cerrar el monte porque aquí, en este plano físico, las cosas son así: hay coches, hay carreteras… Por lo que no es posible la convivencia. Hay que buscar una solución en este plano.

[Alba] Les cuesta comprender eso… Es decir, comprenden perfectamente lo que significa vallar y lo que es un coche pero les cuesta comprender porqué ha de hacerse. (Risa).

[Cris] ¡Porque la raza humana no está preparada para convivir!

[Alba] Ya… La cuestión es que el razonamiento que planteas en estos momentos sería como intentar hacer comprender a un niño ante una situación similar…

El Deva transmite que hay sitio suficiente, que ellos pueden disponer de su espacio para seguir protegiendo este lugar y que nosotros también podemos tener el nuestro. De nuevo insiste en que los humanos siempre intentan coger más y más…

[Cris] Estoy totalmente de acuerdo. (Risa).

[Alba] A ellos les gusta este sitio.

Respecto a los tres caballos salvajes que tienes ahora atrincherados en tus instalaciones… quieren decirte que siempre van a volver, siempre van a intentar volver aquí igual que tú vas a intentar volver a tu casa. Por mucho que les eches van a intentar regresar porque siguen creyendo en el humano, ven el amor en el ser humano y seguirán queriendo estar cerca de eso. Por otra parte, este es su lugar y eso hace que el resto les de un poco igual.

El concepto que tienen de la vida y la muerte es distinto al nuestro, de ahí el riesgo que asumen. Está aclarando el Deva que pueden sentir miedo por experiencias que hayan vivido, por ejemplo: si les pegaron sentirán miedo, pero no a la muerte sino a que les vuelvan a pegar. Por ese motivo les da igual perder la vida en seguir intentando mantenerse en un lugar y arriesgarse a que los maten.

Son conscientes de que ponen en riesgo su vida si siguen estando ahí. Comprenden que en cualquier momento los pueden matar, pero siguen queriendo continuar en este sitio.

[Cris] Ya, lo aceptan… Pues es muy probable que ocurra.

[Alba] Pero prefieren eso a perder su lugar.

[Cris] ¿Y si les llevo a otro lugar en el que no vayan a perder la vida? Porque aquí cualquier día vienen y les pegan un tiro. Yo les estoy diciendo: no hagáis eso, vamos a llevaros a otro sitio donde podáis seguir viviendo…

[Alba] Aunque los mataran o se fueran, su tendencia (dentro de lo que es la energía de los caballos de esta zona) será volver, por lo que van a intentar volver, no solo por la presencia del ser humano, sino para sanar esta zona.

Esos caballos te dicen que lo que estás haciendo está bien así.

[Cris] Pero ahora va a haber un cambio. Ahora no está bien para mí. ¡Qué desastre…!

O les pegan un tiro o tienen que atraparlos… y ahí entra la culpa.

[Alba] ¿Por qué no te los quedas?

[Cris] No me los quedo porque tengo que tener los caballos cerrados, ya que hay coches y pueden atropellarlos. Pero esos caballos salvajes no respetan los cierres: los rompen y entonces salen también mis caballos.

Si de mí dependiese aún me lo planteaba, pero no son capaces de estar encerrados y eso también lo veo normal…

[Alba] Te estás cargando con una responsabilidad que no te corresponde. El Deva dice que no se trata solo de que unos caballos estén ahí, sino de que toda esta historia lleva la carga de algo que el ser humano lleva haciendo mal durante muchos años con los animales en esta tierra, y te lo estás cargando todo a la espalda cuando en realidad el problema no va contigo.

[Cris] No va conmigo pero me está condicionando.

[Alba] Te está afectando pero para enseñarte otra cosa, no para que te lo cargues. Es decir, el objetivo no es que tú te cargues además con la responsabilidad de la vida de esos animales.

[Cris] Osea, que si los matan de un disparo no debería sentirme culpable…

[Alba] Si ellos se marchan de aquí para irse a otro lugar se van a adaptar mientras no los separen, pues lo importante es que puedan seguir juntos. Pero aunque se adaptaran este seguirá siendo su lugar y su voluntad es quedarse aquí.

[Cris] Bueno, si ellos se van su lugar lo pueden ocupar otros caballos. Si yo consigo sacar de aquí a estos tres caballos van a venir otros en su lugar.

[Alba] El Deva está hablando de “perseverancia”… ¿Qué es para ti la perseverancia? ¿Te dice algo esa palabra? ¿Te viene algo a la mente?

[Cris] Precisamente lo hablé ayer con otras personas…

[Alba] Porque le acabo de preguntar sobre…

[Cris] Ayer hablábamos de abandonar o continuar, y decidir continuar implica perseverancia.

[Alba] La pregunta que le estaba haciendo al Deva era: ¿qué te pueden enseñar esos caballos salvajes a ti?

[Cris] A no hacerme cargo de las responsabilidades de los demás, esa es una lección que tengo clarísima: no hacerme responsable de lo que no es mío y dejar de sentirme culpable por las cosas que hacen los demás.

Y también a seguir amando, porque aunque me puedo enfadar con ellos cuando llego y veo el cierre roto, soy incapaz de no amarlos. Ellos me están enseñando a amar.

[Alba] Dice que ellos, aun siendo salvajes, también son caballos, y que esa es una cara que olvidas de su especie.

[Cris] Ya sé que son caballos… ¡Si son magníficos!

No tienen la misma esencia esos caballos salvajes que los míos. Hay una clara diferencia entre la libertad que tienen unos y otros, y la carga que sienten estos y la que sienten los otros, eso se nota muchísimo.

[Alba] Estos caballos salvajes llevan una carga muy grande que no les corresponde. Al igual que tú, ellos también están asumiendo algo que no les corresponde: están cargando con todo el dolor que guarda esta zona.

Tus caballos son totalmente ajenos a esto, ellos están en un paraíso. La energía que sienten tus caballos aquí es como estar en una burbuja, en ella todo es fantástico.

Sin embargo, esos caballos salvajes tienen grabada de forma muy profunda toda la historia de los caballos en esta tierra. Y su forma de tratar de compensar esa carga es intentando mantenerse aquí y estar cerca de ti, por lo que ellos ven en ti.

[Cris] No sé si me olvido de cómo son…

[Alba] No le des vueltas a eso ahora, hoy solo vale lo primero que te venga a la cabeza. (Risa).

[Cris] ¿Qué mensaje os gustaría añadir a lo que enseño sobre los caballos?

[Alba] Están intentando transmitirme una idea sobre que la vida es una rueda… Creo que se refieren a algo parecido al karma.

Me están enseñando un caballo que gira en un círculo, desaparece y entonces se ve a una persona. Después la persona continúa girando y se transforma en un caballo, y así repetidamente… La idea que quieren hacerme entender es que hay muchas “improntas” que, como humanos, dejamos en el animal sin tener en cuenta que en la próxima rueda tal vez tú seas ese animal y él la persona. Con esto quieren decir que ha de tratarse al caballo como tú quisieras ser tratado.

No se trata de enseñar a tratarles como a personas, sino de enseñar a tratarles con respeto, como a un ser espiritual, como si fueran un hermano. Añade: porque ahora yo soy el caballo pero mañana tal vez tú eres el caballo y yo soy la persona.

Me enseñan una reja sobre ti, Cris. Estás detrás… y pareces encarcelada.

[Cris] No para de salir eso… En otros ámbitos está saliendo constantemente que estoy en una prisión.

[Alba] ¿Sí? ¿También?

Sí, prisión es la palabra… Te muestran ahí detrás de las rejas, tú a un lado y el mundo a otro. Dicen que te estás obligando a seguir en la cárcel pero, ¿por qué?

[Cris] Para mí esa cárcel representa lo mental, la prisión mental, el sentirme encarcelada por la mente. Todo tiene que ser lógico y racional…

[Alba] Eso te encarcela, sí…

[Cris] Estamos en ello. (Risa). Aunque aún no sé cómo hacerlo…

[Alba] Me enseñan cómo los caballos pueden abrir esa reja y entrar.

[Cris] Ayer, por ejemplo, al meditar aparecían los unicornios y los pegasos y tenían un objeto para mí pero no fui capaz de verlo. Me daban una herramienta para mí relacionada con todo esto, vi una bola de luz que tenía un objeto material dentro, pero fui incapaz de verlo. No soy capaz de eliminar esa barrera, mi mente sigue estando muy fuerte ahí.

[Alba] En relación a eso, están contestando que toques a los caballos.

[Cris] ¿Físicamente?

[En este momento sus caballos están subiendo hacia donde estamos sentadas].

[Alba] Me están mostrando una imagen en la que apareces tú con los pies muy enraizados en la tierra, y me enseñan que cuando tocas al caballo tus raíces se abren también hacia arriba.

[Cris] Conectamos…

[Alba] Echas raíces hacia arriba. Las raíces de abajo están bien, y te van a ayudar mucho, pero las de arriba son imprescindibles.

[Cris] Para eso me puede ayudar meditar y estar más en silencio con ellos, que es algo que ahora estoy dejando de hacer…

[Alba] Te están diciendo que seas caballo. Tu naturaleza es de caballo pero rechazas en parte esa cara de ti. Se trata solo de que conectes con ese caballo interior.

Le estaba preguntando al Deva cuáles son los valores de un caballo y el primero que me dice es la humildad, pero el segundo es la perseverancia, otra vez.

[Cris] (Risa).

[Alba] El siguiente es hermandad.

También dice que son valores suyos el amor incondicional y el confiar… Este último, confiar, me lo muestra con una mancha detrás resultado de haber confiado muchas veces antes, pero no obstante está ahí. Aunque no sea puro, la confianza es parte de lo que pueden enseñar al humano, y dice: si quieres coger algún valor de caballo coge este.

En esa lista está también la fe. (Risa). Me da la risa porque últimamente todos los animales se comunican conmigo hablándome sobre Dios y le acabo de preguntar, “pero ¿la fe en qué?” y me responde: la fe en Dios.

[Cris] Claro, llámalo Dios, llámalo la Fuente…

[Alba] Ya, últimamente parece que todos los animales están ahí…

[Cris] Los caballos deben de estar ahí. No sé si todos los animales están igual de unidos con la Fuente o hay algunas especies más que otras.

[Alba] Bueno, que todas están más conectadas que el ser humano es algo que sale repetido en las últimas comunicaciones.

Esa conexión con Dios que ellos tienen me la muestran como si fuesen de la mano. No es algo que sientan como lejano, simplemente le sienten como si estuviera dentro de ellos todo el tiempo.

[Cris] Pienso que el humano se encuentra en ese proceso, que estamos viviendo para conseguir llegar otra vez a esa Fuente y ascender un poco más en la vibración del amor, o lo que sea. El ser humano ha decidido de repente desvincularse de muchas cosas para estar viviendo lo que está viviendo actualmente.

[Alba] Y ahí es en donde entran los animales para poder recolocar otra vez al humano en una posición espiritual.

[Cris] Estar viviendo lo que estamos viviendo ahora, esta desconexión, esta crueldad a veces… es un consentimiento mutuo de los animales y del humano.

[Alba] Mmm… Diría que no, que es el humano el que lo produce.

El ser humano tiene un poder muy grande sobre los animales. Los animales no deciden desconectarse, ellos están conectados, ellos ya viven conectados. Según las cualidades que tengan que trabajar o dependiendo de lo pegados que estén al ser humano, estarán más o menos cerca de esa conexión pero no la pierden.

[Cris] Pero, ¿no hemos vivido otras épocas en las que el humano estaba realmente conectado con los animales? Entonces eran uno.

[Alba] Sí, pero eso fue hace mucho tiempo…

Dice el Deva que esa también es otra mancha que está ahí, positiva ya que es como si dijéramos: bueno, en algún momento el humano entendía esta conexión así que volverá a entenderla. La cuestión es que el humano da muchos pasos en una dirección y también da muchos pasos en la otra. Personalmente no sé cómo acabará…

[Cris] ¿Qué relación guardan los caballos con los unicornios y los pegasos?

[Alba] Está insistiendo en esta idea: somos ellos, somos ellos, somos ellos…

Hace una distinción entre el pegaso y el unicornio, muestra al unicornio como a un ser real y al pegaso como una parte luminosa del caballo… Dice que si vieras un caballo en forma luminosa, en su esencia más elevada, podrías ver ese cuerpo alado, esa cualidad de pegaso que físicamente no es real. Sin embargo, cuando habla del unicornio sí que lo siento muy en carne.

[Cris] ¿Quizás a estos caballos no somos capaces de “verle” el cuerno pero sí que lo tienen?

[Alba] No, al revés.

Por un lado están los caballos y por otro están los unicornios. A parte de estos, están los pegasos como si fueran una parte luminosa del caballo, no sé si así se entiende mejor. Transmite que el pegaso es algo que no está en este plano, no sé si en algún momento lo estuvo pero si fue así es algo muy lejano. Para mí no son tangibles, les siento como algo muy superior, en un plano muy elevado, como si no fueran de esta dimensión y representaran la parte más elevada de un caballo.

[Cris] ¿Su ser superior?

[Alba] No lo sé… Siento como si el caballo, en su forma más elevada, rozando con Dios en un plano que nosotros no podemos ni imaginar, tuviera esa cualidad alada. Sin embargo, el unicornio me resulta muy tangible, es como si existiera físicamente hasta hace poco, como si hubieran estado aquí, muy en carne. Les siento extintos pero siento que formaron parte de este mundo tangible que conocemos, que fueron parte de la Tierra.

Siento a los unicornios como a una especie distinta, y me está mostrando el ejemplo diciendo: un chimpancé y un macaco se parecen pero no son lo mismo… El unicornio es el unicornio, el caballo es el caballo, y el caballo alado o pegaso entraría dentro de su misma raza.

Ahora está bromeando el Deva de los Caballos sobre una idea que podría traducir como: los unicornios no son tan majos como creéis. (Risa). Lo que sienten los caballos hacia los unicornios no se corresponde con lo que nosotros creemos conocer de ellos…

[Cris] Los hemos idealizado demasiado. (Risa).

[Alba] Viendo esto… Sí, totalmente. (Risa).

[Cris] Los niños que vienen aquí dicen que ven el cuerno de los caballos. Dicen: ¡es un unicornio, tiene cuerno! (Risa).

[Alba] (Risa). Ahora los caballos están bromeando diciendo: cargamos con ello.

[Cris] ¿Y los centauros? Los centauros son mitad humano, mitad caballo… ¡Uf! (Risa).

[Alba] No está respondiendo directamente… Explica que hubo muchas cosas en la Tierra que no podemos entender, pero no está respondiendo de forma directa. Tampoco me quiero meter en eso, es un marrón. (Risa).

[Cris] ¿Los caballos al hacer constelaciones se quedan con carga emocional de las personas?

[Alba] Sí, y añade: esto es nuevo. Vuelve a lo que hablábamos al principio diciendo: podemos ayudar pero no os aprovechéis.

Pueden ayudar, pueden colaborar… y pueden ejemplificar de muchas otras formas lo que le ocurre internamente a esa persona: a través de su experiencia, a través de sus actos delante tuya… sin necesidad de entrar en una constelación.

[Cris] ¿Y en el coach? En ese caso no se involucran tanto ya que no hacen de representantes…

[Alba] Se sienten confundidos… Cuando están en medio de una constelación su sensación es: ¿qué es esto? No están asustados ni tampoco sienten miedo, pero están confundidos.

[Cris] Por desconocimiento, claro… ¡Cómo no van a estar confundidos!

[Alba] La idea que tienen es que lo que están viviendo no les pertenece, pensando: esto que está pasando no es mío. Esa sensación es muy propia de las constelaciones.

Transmite que por un lado está su afán y su voluntad de ayudar pero, por otra parte, está la forma en que eso se usa. Me está hablando a nivel general de las constelaciones que se puedan estar haciendo con animales, no me está hablando de ningún caso en concreto que tal vez tú estés pensando, o de alguna persona en concreto, sino de la forma en general en la que esta herramienta se está utilizando. Este tema hay que cogerlo con pinzas.

[Cris] Claro. Yo entiendo que cuando inicias una constelación después tienes que cerrarla bien, incluso preguntar al animal si se queda con carga y, si es así, limpiar a ese caballo.

[Alba] Está respondiendo que, por defecto, les limpies siempre. (Risa). Ante la duda, siempre.

[Cris] A mí me han enseñado la kinesiología pero creo que actúa más a nivel físico que emocional…

[Alba] Está diciendo que eso no interfiere. Ese tipo de técnicas, como la kinesiología, no les interfieren a un nivel espiritual tan profundo como las constelaciones, a nivel alma o como quieras llamarlo. Dice que en esos casos no estás “tocando” nada.

[Cris] Pero hay formas de verlo…

[Alba] “Kinesiología” es en concreto la palabra que estoy usando para referirme a lo que estamos hablando, y eso lo sienten como un beneficio. Cuando se está poniendo en práctica sienten que se están moviendo o tocando cosas a un nivel superficial del ser, sin entrar a la otra parte.

Me está transmitiendo una forma gráfica de explicarlo… Dice que a través de una terapia como la kinesiología trabajas solo con el caballo concreto e individual que, por ejemplo, se llama Rodolfo. Sin embargo, en un trabajo como las constelaciones estás trabajando con su espíritu individual, que no tiene nombre porque hoy, en su forma física actual, es un caballo que se llama Rodolfo, pero mañana es una humana llamada María y pasado un loro cuyo nombre es Pepe…

En una constelación, el trabajo que estás haciendo con ese animal es muy profundo, aunque no sea para él. Esto implica que estás dejando en él una mancha o una marca muy grande, que si lo haces bien puede resultar ser en su beneficio pero sino, le puede estar dejando una carga muy grande a ese ser completo y que no tiene que ver con ese cuerpo que habita.

[Cris] Pero si se hace bien también es en su beneficio, ¿no? ¿Podría ser así?

[Alba] Sí, claro, es lo que acabo de explicarte. Si se hiciera bien…

[Cris] Pues me van a tener que ayudar a hacerlo bien. (Risa).

El trabajo de las constelaciones va a ir a más así que hay que encontrar la forma en la que podamos beneficiarnos mutuamente sin hacernos daño ya que el objetivo es ascender.

[Alba] Están pidiendo amor y respeto… Repiten esas dos palabras, amor y respeto. En cuanto a este tema el Deva dice: sí, pero.

[Cris] ¿No es suficiente con cerrar la constelación y que la persona desprenda y cierre la constelación de corazón? ¿No es suficiente eso? Y darle las gracias diciéndole después de haber constelado: “Gracias, esta es la representación con la que me quedo. Me ha llegado y os lo agradezco. No os quedéis con ninguna carga mía, yo me llevo mis cargas, mis aprendizajes, y vosotros seguid siendo caballos”.

[Alba] Está insistiendo en que eso no es verdad.

[Cris] Porque no hay corazón…

[Alba] Así es, porque no hay corazón. Me está mostrando que cuando la persona habla los caballos solo escuchan “bla bla bla…”, y que el caballo al final se queda con su mancha porque no le ha llegado esa intención, lo que implica que después tiene que gestionar esa vivencia externa como puede. El peligro de eso es que pueda transmutar hacia una enfermedad o cualquier otra cosa.

Por otra parte, no sé si es en relación a algo que estás pensando, pero el Deva está diciendo que tampoco te puedes cargar con eso: no puedes cargar con poner tú el corazón que no pone la otra persona que está ahí trabajando con el animal.

[Cris] Ya te entiendo…

[Alba] Es como si alguien viene a insultarme y tú me dices “es una broma”. No vale eso, no puedes justificar tú que haya sido de broma, me lo tiene que decir esa persona.

[Cris] Ahí entra un nuevo conflicto y es si meterme o no meterme, porque sé que se podrían quedar con cargas de otras personas.

[Alba] Está dando ideas… Dice que para hacer este tipo de constelación con ellos lo primero e indispensable es que se les reconozcan como realmente son, es decir, que entiendan que no están ante un “simple” caballo que es un trozo de carne con unas crines. La persona que vaya a trabajar con ellos tiene que saber que se trata de un ser espiritual, y que el animal que ven ahí es “algo más”.

[Cris] Quizás explicándole eso a la gente el resultado podría mejorar…

[Alba] Es indispensable que esa persona comprenda el tipo de ser que tiene delante para que sepa cuál es la envergadura de lo que va a hacer. También has de saber que, a pesar de todo el amor que tú pongas, tal vez no puedas evitar que quede una mancha ahí.

Si la persona que va a constelar con ellos puede comprender esto, entonces el respeto, la honra y el amor que utilizará mientras realice el trabajo seguramente sean mayores. De esta forma cuando se vaya, si realmente ha comprendido, es posible que pueda limpiar la mancha que está dejando en el caballo.

[Cris] El otro día mientras meditaba recibí una imagen en la que había un grupo de personas sentadas observando a los caballos en libertad absoluta. Se trataba simplemente de observar con respeto, estando nosotros aquí y ellos allí, y disfrutar de verles dejándoles ser ellos mismos.

No sé si era una señal para decirme que hasta ahí es a donde tengo que llegar con mi labor con los caballos. A mí me parece súper lejano en el tiempo porque es muy difícil conseguir que estén las personas a un lado, los caballos al otro y disfrutar los unos de los otros sin montar…

[Alba] Me acaban de mostrar la imagen que estabas describiendo… Para ellos esa es la explicación de que el disfrute no sólo está en el contacto físico sino que los caballos tienen la capacidad de extender su aura, la masa energética que les rodea, y esparcir así hacia otros seres su masa de amor. Dice que, de ese modo, el humano también tiene posibilidad de ir soltando poco a poco su masa de amor y mezclarse con ellos.

No es que esa mezcla de auras sea el objetivo final, pero hay un disfrute muy grande en ello sin necesidad de haber contacto físico.

[Cris] La sensación en aquella imagen era muy bonita. Había tanta paz… paz y convivencia. Siento las sensaciones que me quedaron aquí dentro pero no sé cómo hacer para sacarlas y mostrarlas.

[Alba] Inténtalo.

[Cris] Con creatividad me imagino. (Risa). No veo lo forma de hacerlo…

[Alba] Se trata simplemente de hablar e intentar… como lo que acabas de expresar hace un momento. A la persona que pueda vibrar contigo le va a llegar tu mensaje y a la que no le quedará en algún sitio escondido, y tal vez algún día lo recuerde y pueda vibrar con ello.

[Cris] ¿Qué mensaje quieren dar a la humanidad?

[Alba] Dice: amaos los unos a los otros… (Risa) ¡Está sonando como una misa! Sigue repitiendo: amaos los unos a los otros… (Risa).

Ahora está diciendo: amadnos a nosotros y amaos a vosotros. Las ideas que me está comunicando son todas sobre amor, amor, amor… Le estoy preguntando si no quiere dar un mensaje un poco más complejo pero me responde que no hay nada más complejo. Me explica que me estoy empeñando en buscar un mensaje complicado cuando solamente se trata de amar. Ese es su mensaje.

Con esto quiere decir que, si llegas a comprender que lo único importante es el amor, todo lo demás desaparece. Me explica que no tiene sentido que me diga paso por paso “haz esto y haz lo otro…”. Dice que estoy esperando un mensaje lógico, con forma humana, pero que ellos están yendo ya al paso final. Añade: empieza por el que crees que es el último paso, que es el de quererse incondicionalmente, empieza por ahí y luego ya desanda, haciendo todos los demás.

Cris, te están pidiendo otra vez que abras tu corazón.

[En este punto se ha omitido parte de la comunicación por contener información personal].

[Alba] ¿Hay algo que quieras decirle a los caballos?

[Cris] Quiero darles las gracias y decirles que intentaré abrirme. Lo intentaré de corazón, de verdad.

[Alba] Hazlo, no lo intentes. Hazlo.

[Cris] Los siento de forma muy profunda en mí, y a mí misma también me siento caballo. Ellos son parte de mí, como la continuación de mi brazo. Quiero agradecerles que estén ahí, y quiero decirles que seguiré creando conciencia sobre los caballos.

Me encantaría que todo fluyera para que este proyecto pueda crecer. Si ellos quieren aquí me tienen para que vaya a más, para poder seguir concienciando sobre la espiritualidad de los caballos, que los conozcan a ese nivel y que así disfrutemos todos de los que somos.

[Alba] Quieren darte las gracias por tu trabajo. Dicen que lo que haces está bien, que las trabas son parte de este camino. Ellos están poniendo de su parte y consideran que si surgen pequeños inconvenientes es porque así es como tiene que ser.

[Cris] Ya, entiendo que esas trabas son un aprendizaje…

[Alba] Sí. Además dice que no depende solo de los caballos ya que hay otras fuerzas, no habla en sí de personas, que no tienen nada que ver con los caballos y que afectan a cómo ocurren las cosas. Añade que ellos no rigen tu vida, ni mucho menos, sino que simplemente participan en ella de esta forma.

Tus caballos quieren transmitir de nuevo que están agradecidos por todo lo que estás haciendo. Tienen un poco de miedo por algunas decisiones venideras pero quieren que sepas que siguen ahí, y que pase lo que pase estará bien así.

Ahora el Deva está dando las gracias y pidiendo que se difunda.

Gracias a ellos.

(*) Puedes consultar más información sobre la labor de Cristela Pemán Mariño en el proyecto Caballos Cima de Vila a través de la web https://caballoscimadevila.wordpress.com

Share this Post!

Related post

4 Comments
  1. Silvia 12 septiembre, 2016 at 15:51 - Reply

    Gracias, gracias, gracias.

    • Alba Kensho 12 septiembre, 2016 at 16:24 - Reply

      A ti por confiar en min. Aperta grande

  2. Xesús 12 septiembre, 2016 at 12:19 - Reply

    mágico…

    • Alba Kensho 12 septiembre, 2016 at 12:23 - Reply

      ¡La vida es mágica! 🙂

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Enter Captcha Here : *

Reload Image