Mensaje del Deva de los Facóqueros – Cambios en la Tierra

Inundaciones, grietas, terremotos, volcanes en erupción… La Tierra está mostrando en los últimos tiempos una gran actividad. Ya lo veamos desde el punto de vista científico o solamente desde la parte energética, este planeta está mostrando un comportamiento poco habitual y, aun así, por algún motivo está pasando desapercibido.
Es posible que la humanidad se encuentre embriagada por tanta noticia trágica hasta el punto de haberse insensiblizado, pero la cuestión es que los desastres naturales que están ocurriendo son una realidad hoy, ahora. No se trata de previsiones, estimaciones o probabilidades, sino que hay lugares de este planeta que desde hace un tiempo vienen viviendo un auténtico caos climático y geológico.
Desde hace tiempo me resulta curioso por un lado lo poco visible que está toda esta información y por otra parte la poca reacción que causa. En parte siento que a nosotros, por nuestra localización geográfica, todo esto nos cuadra (al menos de momento) lejos y por ese motivo ni actuamos ni nos paramos siquiera un instante a reflexionar sobre todo lo que está ocurriendo.
Todavía me sorprende la capacidad que tiene el ser humano para aislar su situación de la del entorno que le rodea, como si casi hablásemos de planetas diferentes: uno en el que la Tierra se abre a lo largo de kilómetros, o en la que esos kilómetros son ríos de lava ardiente, y después existe otro que permanece como un microparaíso, en el cual nos encontramos y en el que no ocurre nada fuera de lo esperable. Me pregunto hasta qué punto por el hecho de que esas circunstancias no nos toquen por ahora directamente nos podemos permitir no hacer nada, aunque solo sea un comentario al respecto.
El trabajo que hoy traigo es una petición de los facóqueros en parte como llamada de atención para mí, para recalibrar mi trabajo y también mi vida personal, pero también representa un mensaje para todo el que quiera oírlo sobre una nueva oportunidad para sentir la vida de un modo diferente.
Con el deseo de que resonéis con sus palabras.
Un gran abrazo.

Lleváis desde ayer persiguiéndome… Sé que estáis bastante impacientes y nerviosos, y más o menos creo que sé de lo que queréis hablar pero, ¿por donde queréis comenzar?

Por el principio.

Pues adelante.

Tenemos mucho miedo, estamos inquietos… Las cosas están cambiando demasiado rápido, algo se despierta en nuestro interior, muy adentro, muy profundo, algo que llevaba apagado mucho tiempo.

Mientras decís eso veo a varios de los vuestros correr en estampida, con mucha fuerza y revuelo. ¿Qué significa eso?

Cada vez más está despertando en nosotros esa imagen, esa sensación. A nivel individual se está instalando un miedo, una alerta que viene de dentro y nos invita a huir, presos del pánico hasta que podamos descansar.

Pero, ¿huir a dónde y porqué?

La Tierra se deshace, la Tierra se rompe, la Tierra se está transformando.

No sabemos a dónde iremos pero confiamos saberlo al llegar a ese lugar.

Vosotros me estáis hablando como grupo pero, ¿qué hay de vuestro Deva?

[Deva] Escúchales a ellos. Quiero que sientas lo que ellos están sintiendo, quiero que veas a través de sus ojos lo que ahora están viviendo. Habla con ellos.

Está bien.

[Continúo con el grupo de facóqueros.]

¿En dónde os encontráis físicamente ahora?

[Muestran un lugar muy árido, con mucho polvo alrededor, en el aire].

Bueno, me quedo con que es algún lugar de África. Lo importante es que actualmente estáis habitando unos cuerpos, ¿no?

Sí, nos encontramos físicamente en este lugar, y nos sentimos muy nerviosos.

¿Cuántos sois?

Muchos.

[Muestra a una comunidad muy grande, no puedo llegar a contar cuántos son. Se muestran todos juntos, cada uno mirando en una dirección, impacientes.]

Os siento en espera…

Estamos esperando porque no sabemos qué hacer. Dentro de nosotros vemos esas imágenes en las que todos corremos, con pánico, todos juntos como si un mal horrible nos acechase. Sabemos que ese mal no se trata de un animal, ni siquiera del ser humano. En esa imagen huimos de la Tierra.

Pero eso no es posible… La Tierra “estará” siempre, es decir, si desaparece ella desaparecemos nosotros. No es posible irse “al espacio” o a saber a dónde os imagináis…

Queremos, necesitamos irnos de este lugar. Este sitio en el que estamos se rompe, ahora es este pero luego será otro, y después otro más. Al final nada será lo que parece.

Cuando decís que el lugar se rompe mostráis esas enormes grietas que están apareciendo ahora en África… ¿Sentís que ese movimiento no tiene fin?

Sentimos que va a ser algo muy largo, que todavía va a durar mucho tiempo.

Todo está lleno de polvo.

[Hay una interrupción.]

Lo siento. Dejadme que vea por dónde estábamos.

Creíamos que te habías ido…

Me he ido pero he vuelto…

Ya no podemos confiar en nada. Nada es como parecía ser.

¿Qué significa eso?

Que ya nada es como lo hemos conocido hasta ahora, nada es previsible.

Dentro de nosotros hay unas hojas de ruta, unas instrucciones, unos aprendizajes… y nada de eso se puede seguir en estos momentos. Es como tener una brújula rota.

Qué sensación transmites cuando dices eso…

Es como tener una brújula rota…

¿Qué significa exactamente eso?

Que donde antes había agua ahora hay tierra, y donde ahora hay tierra pronto habrá agua.

Mmm… ¿Cuánto de pronto será eso?

No lo sabemos…

El agua, el fuego, la tierra, y hasta el aire, todo está cambiado. Lo verde es marrón, lo marrón es negro. Ya nada es como era antes, ya nada es como ha sido durante tanto tiempo.

Siempre hemos conocido una verdad, una realidad, y no sabemos lo que vendrá ahora pero sabemos que habrá dolor, por eso estamos tan impacientes.

Habláis en todo momento de un gran cambio en la Tierra, ¿verdad?

La Tierra se está transformando, la sentimos asfixiada, y creemos que por eso está a punto de explotar.

¿Por qué creéis que podría sentirse asfixiada?

No lo sabemos… pero sentimos esa presión dentro, debajo de nuestros pies, incluso enfrente nuestra, a los lejos, y detrás… Todo lo que nos rodea está lleno de presión, es como sentir un temblor constante en el aire, pero sabemos que es algo que solo es el principio de un ruido muy fuerte.

Incluso con todo lo que está ocurriendo ahora, volcanes, terremotos, etc, ¿creéis que esto solo es el principio?

Creemos que sí. Sentimos que lo que está ocurriendo ahora es como un ruido constante, de fondo, que está reconcentrándose, haciéndose cada vez más y más denso, y sentimos que la Tierra está buscando por donde liberar tanta tensión. Por eso se está rompiendo, para liberar todo el fuego que lleva dentro.

Qué metáfora…

Sentimos la necesidad de irnos, de correr, pero al mismo tiempo estamos bloqueados porque no creemos que sea algo que vaya a ocurrir justo ahora sino algo que se está preparando.

Como un aviso, una alerta decíais antes…

Dentro sentimos la urgencia de irnos, de movernos de este lugar, de correr… pero no sabemos hacia dónde ir.

Nos hemos ido reuniendo aquí, en este lugar seco y árido, nos hemos juntado más de los que normalmente estaríamos. Todos sentimos esa impaciencia por dentro, no hay tiempo para pensar sobre problemas entre nosotros.

¿Y hacia donde iréis?

No lo sabemos… Solo sentimos ir hacia adentro, correr todos juntos hasta que sintamos que debemos parar.

Como una voz que os hable dentro…

Sí, hasta que sintamos dentro que hemos llegado al lugar.

¿Cómo creéis que será ese lugar?

Verde, muy verde, y también húmedo.

Caray, se me hace difícil imaginar ahí un clima así.

Así lo sentimos dentro. Primero hará mucho calor, pero después hará frío, y con el frío la lluvia, el agua y el verde.

¿Por qué sabéis eso? ¿De dónde sacáis eso?

No lo sabemos… Está aquí dentro, lo vemos aquí dentro.

¿Pero creéis que vosotros, a nivel individual, llegaréis a ver ese lugar?

Sí.

[Siento cuando dice este “sí” que aunque sea a nivel individual no quiere decir que sea en el mismo cuerpo que ahora llevan. Muestra que ven su línea de vida como una continuidad, aunque todavía nazcan y mueran varias veces.]

Entonces estamos hablando de un proceso largo…

No. ¿Qué te hace pensar que será dentro de tanto tiempo? Será muy pronto, de un modo u otro todos lo veremos llegar.

Pero para nosotros todo lo que pase del tiempo que dura nuestro cuerpo actual nos parece mucho tiempo.

Sois estúpidos…

Uf… ¿Por qué decís eso?

No os dais cuenta… Debéis hacer algo para estar todos a salvo.

Ese tiempo no existe, aunque lo sientas largo será muy muy pronto. Cuando os deis cuenta la Tierra habrá cambiado, y a una velocidad que os resultaría difícil de calcular hoy, muy por encima de lo que sintáis.

Nosotros como especie directamente no sentimos nada acerca de eso, o no en nuestra mayoría…

[Se frustran y les siento desesperados.]

¿Qué creéis que deberíamos hacer los humanos?

Iros hacia arriba, a lugares altos, que estén verdes y también protegidos, en donde tengáis agua, y refugio. No pasa nada si no tenéis refugio hecho, lo importante es que podáis crearlo, que tengáis cerca la forma de crear un refugio.

Debéis estar protegidos y ayudar a otros.

¿Por qué así?

Porque sabiendo esto no deberíais abandonar a otros. Tenéis tiempo suficiente para organizaros y hacer bien las cosas… pero no tanto como para no hacer nada.

Qué relativo es esto del tiempo, en especial dentro de esta conversación. Me cuesta mucho concretar de cuánto tiempo estamos hablando exactamente.

¿Y eso que más da?

Si un día se abre la Tierra, si la Tierra se transforma, vuestras preocupaciones serán otras.

Bueno, eso no os lo discuto, pero también me imagino que si la Tierra se “transforma” probablemente serán pocos los que lo cuenten, y si es así como comentas… ¿por qué dejarse llevar por el pánico?

Porqué no comenzáis a cuidarla… Porqué en vez de seguir apretándola, viendo pasivos hasta dónde aguanta, no la ayudáis, la mimáis, la acompañáis, la abrazáis, la honráis, la consoláis…

¿Eso es lo que hacéis vosotros?

Nosotros ya vivimos de esa forma, somos agradecidos todo el tiempo, no depende de nosotros que algo en la Tierra cambie.

Y, ¿depende acaso de nosotros?

En parte sí. Sentimos que esa transformación puede ser suave e incluso hermosa, porque es liberadora, si todos sabemos en dónde debemos estar y qué debemos hacer.

Si vosotros la cuidáis con amor ella se relajará, y ese ruido de dentro se calmará.

No veo cómo a estas alturas podríamos lograr algún cambio… Ni siquiera sé si veo claro que dependa de nosotros parar eso que comentas.

Podéis ser de ayuda. Si tampoco tú nos oyes ni nos entiendes…

Vaya, cuánta desesperanza.

Dejadme que me centre y repasamos esto.

¿Por qué yo? ¿Por qué me habéis llamado?

Porque tenemos miedo. Estamos inquietos y también tristes. Estamos exhaustos por sentirnos perdidos y sin fuerzas. Creíamos que podrías ayudarnos.

¿De qué modo?

No lo sé.

[Deva] Ayudándoles a creer.

¿En qué?

[Deva] En ellos. Y en la Tierra.

¿Has sido tú quien les ha puesto en contacto conmigo?

[Deva] En cierto modo sí. Tu voz es nueva, creí que tal vez a ti podrían oírte de otro modo. Aunque yo he intentado transmitirles calma están demasiado asustados como para quedarse quietos.

¿Y eso es lo que pretendes? ¿Que no hagan nada?

[Deva] Todavía no es el momento… La Tierra está cambiando pero aun no es momento para correr en estampida. Dentro de ellos se está despertando una memoria, algo que como especie han vivido antes, y esto está ocurriendo también en vuestra especie.

El cambio está siendo progresivo pero está ocurriendo ya. El agua y la tierra cambian de lugar y esto se verá de forma más rápida de lo que habríais previsto.

El caso es que, tristemente, te oigo y pienso que al ser humano le importa poco todo esto… Es decir, si esto significara el caos pues poco podríamos hacer y, si no lo significase, como especie ni nos molestaríamos en hacer nada.

No sabría cuál es el punto en el que se puede lograr un cambio con eso que comentas.

[Deva] El cambio es necesario porque todo lo tecnológico que hayáis inventado, todo eso que no es la Tierra en algún momento dejará de funcionar.

Literalmente te refieres.

[Deva] Sí, toda vuestra existencia está basada en la tecnología.

Eso es algo que reflexiono desde que empecé a comunicarme con los gorilas…

[Deva] Vuestro mundo no se sostiene sin la base de la tecnología, y antes de que el gran caos ocurra habrá pasado un tiempo largo de vivir sin esos inventos de vuestra especie.

Explícate mejor.

[Deva] Ahora mismo la Tierra está muy caliente por dentro, se está transformando, pero pronto, más pronto de lo que vuestra especie imagina, habrá mucho frío. Primero un poco, después mucho. Entre que ese momento llega la Tierra hará cambios y vuestro sistema dejará de funcionar.

Si vuestra especie logra vivir conectada a la Tierra podrá adaptarse a sus ritmos y hacer sus transiciones con normalidad, con incertidumbre pero sin dolor. Si os seguís anclando a este mundo de alambre cuando un golpe ocurra (que ya está ocurriendo…) vuestra especie sufrirá.

Son muchos los lugares ahora mismo que ya sufren excesos de agua, falta de agua, exceso de tierra, falta de tierra… Todavía lo veis lejos, e incluso la mayoría lo desconoce, pero todo esto ya está ocurriendo en el mismo planeta que es para todos, y así cada vez más y más intenso. Cuando alguno de esos elementos se desequilibra todas vuestras infraestructuras se rompen y vuestro sistema de vida se desmorona.

Comprendo lo que dices, pero como le decía antes al grupo, no veo de qué modo puede cambiar algo que dejemos a un lado (si es que de algún modo se pudiera) la tecnología, porque si hay una inundación, una grieta o un terremoto, el hecho de que vivamos ermitaños no cambiaría que nos viésemos sin ningún recurso, aunque fuese natural.

[Deva] No lo quieres ver… y yo no puedo explicarte más.

Mmm… Paramos un momento.

[Deva] Hay algunas zonas de la Tierra más afectadas que otras…

Es importante que desarrolléis vuestra capacidad para adaptaros, que sepáis proveeros alimento, refugio, calor… Solo puedo decirte que empecéis por ahí, que empecéis por ver vuestra seguridad ahí.

Sin embargo veo a este grupo de facóqueros y están asustados, no tienen ni edificios ni móviles y aun así están bloqueados.

[Deva] Porque sienten dentro el cambio de la Tierra y eso no es algo de lo que yo pueda aislarles.

El conocimiento es poder pero aun así sigo pensando que no sé hasta qué punto esto podría incitar a un cambio. No sé si me explico… Siento todo esto como un callejón sin salida.

[Deva] Es que ese es el estado de la Tierra.

¡Acabo de comprender todo este mensaje!

Quieres transmitir con todos estos desastres y lo que está por venir que es urgente que la humanidad cambie su forma de percibir la vida, porque vive encerrada en un sufrimiento y en una desdicha como si fuera a existir eternamente cuando en realidad no es así, ¿se trata de eso?

[Deva] Vuestro cuerpo dura poco, y aunque vuestras almas son eternas no hay absolutamente nada que podáis cargar sobre ella más que vuestras experiencias así que, ¿por qué elegís vidas de sufrimiento?

Es momento de disfrutar. Dejad vuestras preocupaciones, vuestras presiones, todo lo que os hace infelices. Dejad de intentar vivir en ese sistema tan rígido que no os permite ser felices.

La felicidad está en la libertad, en los bosques, en los ríos. Habéis obtenido grandes experiencias con vuestros juegos de crear y transformar, pero se acerca una etapa en la que la mayor transformación que debéis hacer es dentro vuestra, fuera solo habéis de buscar la sencillez, las flores, los frutos.

No necesitáis de nada, de nada más que lo que vuestro cuerpo os da. No os entreguéis sin quisiera reflexionarlo a esos sistemas tan herméticos. Disfrutad de la Tierra ahora que está en esta tensión luminosa e incluso durante su cambio, estéis en el estado en que estéis, pero no os perdáis la oportunidad de vivir este momento porque no habrá otro.

Hay algo muy grande escondido en esas últimas palabras…

[Deva] Pero no podemos hablar más de eso. ¿Entiendes ahora porqué ellos te han llamado?

Sí. Siento que querías que yo les transmitiese con mis palabras lo que siento que es para mí la vida y lo que significa la experiencia de vivir… De hecho esto es algo que ha salido con recurrencia esta semana.

[Deva] Siento que a ti pueden oírte.

Pero, ¿por qué a mí?

[Deva] Porque tú no eres yo, y mi voz ha dejado de surtir efecto.

Podría ser entonces yo como cualquier otro.

[Deva] Tu voz es especialmente noble. Tú estás entregada a ayudar, a oír, y es difícil encontrar unos oídos que estén siempre escuchando hacia el lugar en el que se les necesita.

Siento lo que me dices aunque me cuesta ponerle palabras exactas.

[Deva] Eres elegida para liberar a las especies, puedes protegerlas del ser humano, y también puedes proteger al humano de su propia especie. Puedes guiarles.

Me va grande eso…

[Deva] No importa eso ahora. ¿Podrías hablar de nuevo con esta comunidad? Continúan esperando, llevan días bloqueados y no sé cómo ayudarles.

Está bien, entiendo lo que necesitas de mí.

[Deva] Gracias.

[Llamo de nuevo al grupo.

Veo decenas de facóqueros y mucho polvo rodeándoles, generado por el nerviosismo al no estar quietos.]

¿Cómo estáis?

Esperándote.

He comprendido lo que necesitabais de mí.

Entonces debemos irnos o quedarnos.

Debéis estar tranquilos… Eso que veis dentro de vosotros es real, lo que sentís es algo que ya ocurrió antes y que vuestro cuerpo siente que volverá a ocurrir, pero todavía no será ahora.

Debéis permanecer juntos para ser más fuertes pero también debéis aprender a amaros. Son tiempos de aprender a amarse, a comprenderse y a trabajar todos juntos, a hacer el bien de todos para todos.

[Comienzo a sentirles más tranquilos…]

Y, ¿qué hacemos con esta urgencia interna?

Esa urgencia interior, y ese desastre que se aproxima, no os permiten ver las opciones que tenéis ante vosotros en estos momentos.

Los caminos que conocíais ya no son de dicha sino de hambre pero vuestro Deva, que os guía, puede mostraros hacia dónde ir, puede arreglar esas brújulas si pasáis esa barrera del miedo y os conectáis a él con confianza y amor.

[Al Deva] Ni yo misma me creo que acabe de decir eso… ¿De dónde viene eso?

[Deva] Eso está dentro de ti.

Yo les guiaré hacia dónde ir. Conéctales conmigo para que pueda mostrarles el camino y acompáñanos hasta que se sientan tranquilos y confiados.

[Ayudo a este grupo a pasar más allá de ese miedo visceral y antiguo para que puedan volver a oír con atención a su Deva y que este pueda enseñarles hacia donde dirigirse para encontrar tierras más fértiles.

Tras emprender el camino las imágenes que veían dentro de desastres bajan su intensidad y comienzan a sentir la certeza de un lugar de abundancia.]

Esta es una especie de migración, ¿no?

[Deva] Están aprendiendo una nueva ruta.

Ahora debemos dejarte.

Cree en ti, Alba, no te quites tu valor. No te anules para poder ser de ayuda a los que te necesitan. No temas, pasa tu también a través de tu propio miedo y asume eso que has venido a hacer.

Hay miedo por ahí también…

[Deva] Confía. Y sigue marcando el camino correcto.

Gracias por venir a enseñarme esta gran lección y por recordarme lo que debo hacer, lo que siento hacer, y en lo que en realidad vibra lo que yo soy.

Os amo.

[Continúan su viaje totalmente presentes en su camino actual, sin importar el bloqueo anterior.]

[Deva] Están aprendiendo una nueva ruta.

Share this Post!

Related post

0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.