Devas Animales

Mensaje del Deva de los Pangolines – La extinción

Esta semana me encontré con la noticia de que se había aprobado una ley para prohibir el comercio de pangolines, pero no porque alguien hubiera reconocido públicamente al fin las criminalidades que se hacen con ellos después de su venta… sino porque se les clasifica oficialmente como especie en grave peligro de extinción. Todo lo demás no importa.

Ante esta situación, lo primero que pensé fue: “Y si alguien les diese voz para poder hablar, ¿qué diría una especie al borde de la extinción?”. Pero luego tuve miedo. Tuve miedo de encontrarme ante un dolor tan grande que no supiera cómo manejarlo y, en medio de mis propios temores, lo que me encontré fueron mis prejuicios.

Qué curioso que, aun tratándose de una especie tan lejana para mí, en su presencia haya podido sentirme como en casa: segura, relajada y yo misma, con mis luces y mis sombras, y con ganas de sacar fuera a mi niña a la que tanto le gusta rebozarse en la tierra, abrazar los árboles y sentarse en la hierba simplemente por el gusto de disfrutar.

Ahora, después de haber tomado un té con estos pequeños maestros, pienso: ojalá los pangolines fueran los consejeros de la Tierra.

¡Que vuestro niño/a despierte hoy y que recuerde el placer de la vida!

Un enorme abrazo.

¿Cómo se sienten los seres de vuestra especie?

Tristes e indefensos.

¿Por no poder defenderos del humano?

Sí. Nos atrapan y no podemos defendernos. Ellos son más y son más fuertes.

Es un drama…

Conozco lo que está ocurriendo con la especie, en estos momentos estáis al borde de la extinción… y sin embargo no siento ira por vuestra parte, ¿por qué?

Para qué, esa es la pregunta correcta. ¿Acaso hay algo que podamos hacer…? Ya sabes que el ser humano toma la naturaleza por su mano y, ante eso, al resto solo nos queda escapar. El fuerte escapa y el débil se extingue.

Qué triste es todo esto.

Intento transmitir a los miembros de mi especie que disfruten y que vivan como si fuera el último día. Les enseño a mejorar su forma de defenderse, con más estrategia, pero esto es todo lo que hay.

Todo lo que puedo darles ahora es ilusión por vivir.

¿Cada pangolín individual es consciente de lo que está ocurriendo en la especie?

Su sensación, de forma interna, es de soledad, pero la mayoría no llegan a comprender la gravedad de lo que ocurre.

¿Hay algún ser, Deva, especie, o lo que quiera que sea, que te pueda estar ayudando en estos momentos?
¿A luchar? Claro, otros animales y la naturaleza en general.

El medio lucha y se ordena para proteger a sus hermanos, aunque poco podemos hacer. Intento esconderles pero al final siempre les encuentran.

¿Estás recibiendo ayuda para prepararte para la extinción? Ni siquiera sé si esto es posible… ¿Realmente puedes ver que os extinguís?

Claro que puedo verlo, lo siento cada día.

[Me enseña una parte de la Tierra llena de pequeñas lucecitas. Me transmite que esas lucecitas son sus hijos, pequeños pangolines. Muestra cómo esas luces se van apagando rápidamente].

Pequeños pangolines que desaparecen…

¡Qué imagen tan triste!

¿Cómo de triste te imaginabas una extinción? Solo puedo observar y suspirar…

[Se muestra resignado. Le siento inmóvil, paralizado].

La sensación que recibo de ti es de estar exhausto… ¿es por haber luchado hasta no poder más?

He luchado mucho, y todavía no he abandonado, pero sigo viendo esas luces que poco a poco se apagan… Cuando la última luz se apague habremos desaparecido para siempre de la Tierra.

Me pregunto qué ocurre cuando una especie desaparece…

[Me enseña que cuando eso ocurre la Tierra pierde un poco de su brillo. Muestra también que es la propia Tierra la que se está apagando con cada especie desaparecida].

Esto me recuerde a las redes de conciencia que tiene cada especie rodeando la Tierra. ¿Lo que comentas guarda relación con eso?

Es lo mismo.

¿Y si se apagasen todas…?

[Está melancólico y cabizbajo].

Por alguna razón siento muy asociado a vuestra especie el estar cabizbajos, ¿es parte de vuestro carácter?

Esta es una especie activa, no confundas… Lo mío es el peso del sometimiento, pero ellos son gráciles, inocentes y juguetones. Cuando tienen miedo se defienden, corren y se esconden, pero el resto del tiempo viven y disfrutan de la vida. Esto es lo que yo les enseño: a que disfruten de la vida.

Sin duda eso es algo que podríamos tomar prestado los humanos: dejar de sobre-vivir en este sistema autoimpuesto y disfrutar de la vida, del hecho de vivir…

La vida es vivir, es disfrutar, es juego. Es amor cuando hay amor y es soledad cuando uno aún se está conociendo. ¿Qué habéis hecho de la vida?

Me emociona eso… Matamos a un animal que representa algo que matamos de nosotros mismos: el disfrutar y el vivir.

Os matáis a vosotros mismos, esto es lo que no entendéis porque todavía no comprendéis al Uno. No veis que yo soy vosotros y que vosotros sois yo, que el dolor en mí será vuestro propio dolor y que mi alegría podría ser vuestra propia alegría.

Qué duro…

Se ha aprobado una nueva ley que pretende proteger vuestra especie prohibiendo la venta de ejemplares. ¿Crees que esto podrá ser de ayuda?

Leyes… Así es el ser humano, comprende tan poco de la vida que necesita de leyes. Solo respeta a través de las leyes, como bestias salvajes sin control. ¿De qué valen las leyes?¿Acaso cambia el humano con una ley y deja de ser lo que es? ¿Dejará de hacer lo que hace?

Eres un gran filósofo… Ningún animal me había hecho tantas preguntas.

Me ofreciste darme voz y mi único mensaje es que reflexionéis.

¿Cambia la ley al humano?

No, supongo que el ser humano en su interior sigue siendo el mismo. El que quiera capturar a un pangolín lo seguirá haciendo y lo venderá igual.

Entonces, ¿cuál es la solución?

Cambiar a la gente creando un sistema que les ayude a comprender su daño para no tener que llegar a imponerlo en un papel.

Así es cervatillo, así es. Si el humano no cambia dentro de sí por su propia voluntad, ¿cómo podría lograrlo una ley?

Esta forma de pensar, de enfocar la vida y la existencia, ¿es común a toda la especie?

Sí, ¿cómo podríamos vivir libres y felices sino?

El pangolín pasa gran parte de su vida en soledad porque está completo consigo mismo. No hay nada fuera de él que pueda darle lo que no tenga ya dentro, y esto le falta al humano.

Necesitáis de esas estúpidas leyes, de otras personas, de las cosas que inventáis… Tenéis tanto miedo… ¡e intentáis llevar vuestro miedo a todo lo que os rodea! Porque no conocéis otra vida que no sea esa. Entonces aparezco yo, y os digo que solamente viváis y disfrutéis.

Ojalá fuese así. Me siento tan pequeña en tu presencia…

Eres un retoño, una flor en medio de una llanura árida que pretende cambiar el curso de la existencia. No luches y disfruta.

Has de vivir, Alba. Lo mejor que vas a poder enseñar es viviendo así que no intentes encajar en su sistema porque tu flor se secará y perderás tu luz. Vive y disfruta.

¿Pretendes que me aísle para vivir solitaria y errante como un pangolín?

No has comprendido…

No intentes enseñarles, vive y diviértete pero no intentes encajar en su sistema, ya vendrán a ti otras flores con tu misma luz… Intentas implantar algo demasiado innovador en un sistema viejo y putrefacto, y vas a sufrir porque estás en lucha. Crea tu propio sistema, y el que sea flor irá a donde hay luz.

¿Cómo va a crecer algo en esa tierra árida si ni siquiera dispones de agua?

No sé si te sigo.

Sé tu misma. Haz lo correcto. Da voz a los pobres, a los desamparados como nosotros. No hagas lo que se espera de ti, ¿qué más da lo que ellos esperen? ¡Lo importante es hacer lo que Dios espera! Y lo que Dios espera está dentro de ti.

Dios vive en ti, tú le oyes, es tu esencia… y ese será tu legado.

Mi legado…

Tu legado está en la voz que nos prestas, ¡deja que el mundo lo sepa! Que no te importen sus sistemas, que no te importe no encajar, tú ya tienes tu propio Universo y puedes vivir por ti misma.

Tienes todo lo necesario para ser lo que debes ser dentro del orden.

Pretendía comunicar contigo para dar voz a tu especie y que pudieras expresar vuestra situación, vuestro mensaje, y me encuentro con que te centras en ayudarme, ¿por qué?

Porque cuando te ayudo a ti, me ayudo a mí. Llegaré más lejos a través de ti que por mí mismo, así otros también podrán comprender y entonces me habré ayudado a mí mismo.

Comprendo.

Lo cierto es que me siento encantada, estoy tan a gusto… Sois una especie que prácticamente desconocía y sin embargo me siento como en casa.

No es la especie lo que importa sino su energía, sus valores, sus propósitos, su finalidad, su esencia… Estás comprendiendo que nuestras esencias tienen una de la otra, que no hay nada separado del Uno, y que hay mucho de mí en ti. Yo soy tu hogar y tu hogar es en ti misma.

Esta paz… Ahora mismo solo quiero sentarme en la tierra, meter mis manos en ella, enterrarlas y dejarme ahí, con mi disfrute y mi libertad.

Ahora has comprendido: ahí reside la libertad. Nosotros también metemos las garras en la tierra, escarbamos y comprendemos que ahí también está Dios.

Gracias por tu voz.

Antes de finalizar, ¿hay algún mensaje que quieras dar? ¿Algo que añadir?

Disfrutad y vivid la vida.

No puedo pediros solo por mí, ¿cómo podría pediros que dejéis de matarnos y que no apaguéis nuestra luz? ¿Acaso no sería eso peor que una ley? Pero sí puedo pediros que gastéis vuestro tiempo y vuestra energía en disfrutar y en vivir la vida, esas dos cosas, es sencillo.

Si vuestro tiempo se llena de vida, ¿habrá sitio para el sometimiento, el miedo o la esclavitud? ¿Seguiréis queriendo matarnos? No, porque entonces ya seréis seres completos. Seréis flores que solo buscan luz, y nosotros jugaremos con vosotros. Mientras tanto esperaremos entre las sombras.

Hemos hecho todo lo posible. Mi especie está tranquila.

Gracias por este mensaje tan bonito.

Gracias a ti. No te pierdas, disfruta de la Tierra y de tu alegría.

Y por nosotros no te preocupes, será como tenga que ser.

Gracias.

Entradas relacionadas

2 comentarios sobre “Mensaje del Deva de los Pangolines – La extinción”

  1. Silvia

    Qué triste y a la vez que bello. Cada comunicación que leo me emociona y me enfado con el ser humano. No quiero estar en ese saco.

    1. Alba Kensho

      El objetivo no es enfadarse, sino seguiríamos aislándonos unos de otros y entonces no habría valido para nada… lo positivo es que es otra oportunidad para volver a intentar hacerlo bien, desmarcarse y esparcir semillas bonitas en aquellos que todavía se encuentran en otro proceso, ¡con la fe de que alguna de esas semillas germinará!

Deja tu comentario