Mensaje del Deva de los Piojos – Niños que son Adultos

Tanto a través de los talleres, de correos o en persona directamente, han sido varias las veces que me han preguntado porqué existen los piojos en la Tierra (al igual que las pulgas o las garrapatas). Con el tiempo, he comprobado que al humano le es relativamente sencillo aceptar la misión de los animales bonitos y vistosos, pero no ocurre lo mismo con animales más molestos. Aquellos animales que consideramos como plagas o los que están etiquetados como “animales que no aportan nada bueno a la vida se miren como se miren” ponen en general difícil a nuestra especie aceptarles como seres divinos y honrar su existencia.
En las ocasiones en que surge esta pregunta, suelo hablar brevemente sobre la misión de cada especie: qué función ejerce, a quién protege, qué aporta y porqué,… Pero hoy me apetecía profundizar con el mensaje de los piojos en concreto puesto que han estado muy presentes estos días en mi cabeza, aunque no físicamente 🙂
A razón de este encuentro quisiera compartir una breve reflexión:
Cuando yo era pequeña tenía con frecuencia piojos, con la mata de pelo que tengo, y que he tenido desde siempre, tenían un hábitat idóneo para acampar. Guardo varios recuerdos de esos días: el olor del producto que me echaban después en la cabeza, el picor y sobre todo la vergüenza y la deshonra. No sé si ahora sigue siendo así (lamentablemente sospecho que sí) pero cuando yo iba al colegio tener piojos era ser repudiado lo que quedaba de semana, a mayores de las risas y las burlas. Ojalá en aquel momento los adultos supieran lo que esta comunicación desvela y viesen en ese síntoma una alerta de que algo no iba del todo bien en la mente de la niña, que había dejado de ser niña hacía un tiempo.
Quisiera que el trabajo que hoy comparto sirva para dignificar no solo a los piojos sino a todas las especies que consideramos molestas o nocivas. Que nos permita recordar que todos los seres del planeta ejercen una función, aunque no sepamos cuál, por el simple hecho de existir. Esta es mi aspiración, ambiciosa pero llena de vida.
Que paséis un hermoso día,
Un abrazo grande.

En varias ocasiones me han escrito personas para preguntarme cuál sería el mensaje que tendrían que dar los piojos. Es sencillo comprender que un león o una ardilla tengan una misión en este planeta, pero cuesta entender la misión de animales “molestos” como es el caso de vuestra especie, así que me gustaría que hoy tuvieseis la palabra.

[Se muestra el Deva de los Piojos muy tímido y triste. Está recogido hacia sí mismo.]

Oh, ¿por qué estás así?

Este es el dolor de mi especie. Además, ¿por qué habrían de querer oírme?

Pues porque realmente sois una especie que está muy en contacto con el humano, sobre todo con los más pequeños, y también porque hay personas que preguntan por vosotros así que confía en que al menos algunos quieran oírte y saber vuestro papel aquí.

[Se muestra dubitativo.]

Esa timidez, ¿a qué es debida?

Nunca somos bien recibidos. Nos echan allá en donde estemos. Nos matan y además nos cargan de todo su dolor. Nos envuelven de negatividad con su odio. Podríamos decir que el odio del humano es hacia sí mismo y lo echa sobre nosotros, pero a estas alturas uno ya no sabe que creer.

Ya… Bueno, os echamos porque sois realmente molestos para el humano. Por otra parte los picores que generáis tal vez no nos pongan en una buena predisposición…

Nosotros solo estamos viviendo y trabajando, no estamos en donde no es necesario que estemos. La vida nos llama a trabajar y nosotros vamos, pero el humano no permite el trabajo y nos odia porque no entiende la vida.

Bien, vamos entonces por partes. ¿Cuál es vuestro trabajo? ¿Por qué os llama la vida a estar?

Somos limpiadores. La vida nos pone en los niños que no pueden ser niños. Hay muchos diminutos de los vuestros que piensan como mayores, su cabeza está llena de ruido como la de los mayores. El niño deja de disfrutar como un niño porque está excesivamente preocupado por su Universo de mayor: asume responsabilidades, toma decisiones,… entonces su cabeza se vuelve una maraña gris, todo está revuelto.
La cabeza de un niño no está hecha para soportar una maraña tan grande (ni el adulto debería tampoco llevarla). Nosotros les ayudamos a ser niños otra vez.

Qué interesante… ¿de qué modo ocurre esto?

Nosotros nos llevamos esas preocupaciones que todavía no debe asumir, transformamos cada pensamiento de mayor y lo entregamos al Universo. Liberamos poco a poco con nuestra labor la maraña mental que tiene ese niño. Con nuestra labor preservamos la inocencia e intentamos prolongar la etapa de diversión, de despreocupación, que debería ser eterna.
La vida no está hecha para llenarla de preocupaciones, en realidad la de ninguna especie, incluida la del humano. Nuestra misión es intentar prolongar el estado de alegría y confianza en el medio tanto como sea posible, la vida nos llama y nosotros trabajamos. Sin embargo, lo que recibimos a cambio es dolor, ira,… ni siquiera un agradecimiento.
Cuánto tiempo llevamos trabajando para vosotros, colaborando con vuestra especie, luchando por mantenerla cercana a la Tierra y aun hoy no llegáis a comprender nuestro papel. De hecho la mayoría de los tuyos ni siquiera se plantean que pueda haber una misión en nuestra presencia y que, por tanto, estemos aportando algo a la vida. Es frustrante.

Qué hermoso y qué triste a la vez es eso que comentas. ¿No hay ningún ser que os apoye en todo esto?

Los que vivimos en otros entornos recibimos un trato diferente, al menos más respetuoso. Con eso se pretende mantener el equilibrio de la especie, pero no es suficiente.
Hay otros seres que a veces están cerca del humano aunque el humano no los ve, que están cerca de los niños y que adoran la pureza de los niños. Esos seres nos animan en nuestra labor porque al final es una labor que nos beneficia todos. Estos seres, todavía más pequeños que los vuestros, nos animan con sus vuelos, con sus cánticos, con sus sonrisas y con su sola presencia.
Los hijos de mi especie saben que han de trabajar con apremio porque conocen que su estancia durará poco así que se esmeran por abarcar lo máximo que puedan en el menor tiempo, y eso nos hace más molestos de lo normal.
Cuando intervenimos con otros animales sabemos que nuestra misión es respetada. Así podemos trabajar de un modo más silencioso, más armónico, sin causar mucha molestia al animal sobre el que estamos, pues sabemos que no hay prisa y que, por tanto, podemos prestar también atención a la forma de trabajar.

Osea que la forma de trabajar con el humano es rápida (y molesta) porque está de algún modo guardado en vuestra especie que vais a ser aniquilados pronto por nosotros, por lo que hay que trabajar más rápido, ¿es así?

Sí, es mucho más sencillo que eso. Sentimos al estar en vuestro cuerpo la falta de respeto que sentís hacia todas las demás especies. No hay especies con las que tengáis más amor, en general despreciáis a todos los seres, les anuláis la vida y su misión y, además, asumís que lo hacéis con la verdad.
Con esto quiero decir que no es que reconozcáis el valor de los otros seres y después decidáis obrar de ese modo egoísta, es que la mayoría de vosotros vivís ignorantes de la belleza que os rodea y os aferráis a vuestra verdad, que no es más que una enorme mentira de colores, y de colores muy feos por cierto.

Qué metáfora más extraña esa última… ¿podrías explicarte mejor?

Ponéis colores a todo lo que os rodea, como si pusierais telones sobre toda la auténtica belleza que está a vuestro alrededor. Os rodeáis de cortinas de colores, que no es que no sean hermosas es que no son la realidad.
La realidad brilla, resplandece con fuerza, y vuestras telas de colores están apagadas y feas, por muchos colores que tengan. Al final, vivís en medio de ese circo que os rodea durante tanto tiempo que comenzáis a creer que todo aquello que os rodea es la realidad, que esos mantos que están ante todos vuestros horizontes son la auténtica belleza, cuando no son más que una invención vuestra por no atreveros a ver la belleza real.
Lo que habita tras el manto entraña muchos peligros pero también es el único lugar en el que reside la verdad, en el que todo es, sin representaciones, sin moldes,… simplemente está ahí y es lo que es.
A medida que crecéis tanto vosotros, como vuestros padres, como vuestros amigos,… cualquiera que se acerque a vuestro círculo, va añadiendo una tela y otra tela, haciendo cada vez menos visible el mundo que está detrás. Con el tiempo, el mundo de detrás se olvida y llegáis a ser los adultos grises en que os convertís.
Ojalá comprendieseis todo lo que implica vivir rodeado de esas cortinas. ¿Te imaginas cómo es conocer a alguien con ese sistema? No os podéis ver de forma transparente. Llegáis unos a otros casi a ciegas, a tientas entráis en el otro sin saber siquiera qué hay dentro.
Mientras existan vuestras telas lo máximo que podréis lograr en vuestras relaciones es que fusionéis vuestros círculos de tela y que compartáis vuestras realidades, las creaciones que habéis hecho de vuestro sistema. Las creaciones del otro son novedosas y hasta nos pueden hacer pensar que estamos abriéndonos al mundo pero realmente nos abrimos a la realidad del otro, no a la verdad.
Después existen otras personas, como tú y como muchos otros, cada vez más, que habéis renunciado a muchas de vuestras telas, al menos de las que lleváis frente a la cara. Pocos son los que han renunciado a vivir sin ningún telón puesto que esos desde ese momento ya no pueden vivir en vuestros sistemas, esos solo pueden fundirse con la Tierra porque han comprendido demasiado.
Los que vivís en el punto intermedio, los que estáis quitando algunas de vuestras telas para dejar pasar la luz… estáis haciendo algo mágico. No se trata solo de que viváis una nueva forma de relacionaros con la realidad y con la verdad sino que vuestras relaciones son ricas.
Cuando veis a una persona a la que también le faltan telas os encontráis en vuestra más alta vibración y os compartís de un modo que muchos otros humanos ni siquiera pueden llegar a imaginar. Os fundís porque compartís la misma verdad y eso os acerca y elimina cualquier barrera, ya ninguno quiere ser algo que no es ni mostrar algo que no tiene, sois transparentes y os relacionáis de forma transparente. Esto es magia.

Uf… ¡Cuánta información! No sé por dónde empezar.

Tampoco hace falta que digas nada, solo escucha.
Los pingüinos te enseñaron a ver a las personas en la montaña para saber si trepaban o no. Nosotros no queremos comparar a unos con otros, esa no es nuestra forma, queremos que veas la realidad de cada uno en base a su propio círculo de telas.
[Muestra a varias personas rodeadas cada una con su tela y peleando contra esas telas para poder salir, como si fuesen telas de araña pero sin lograr abrirlas por ningún lado.]

Qué agobiante debe ser vivir así…

Ahora tal vez puedas comprender mejor sus actos. Realmente quieren salir de ahí, lo que pasa es que están dando vueltas sobre sí mismos y por mucho que luchen contra la tela se sentirán cada vez más atrapados y más cansados. Mejor estarían si se sentasen a observar, solo eso, entonces verían en dónde cambia el dibujo de la tela, dónde cambia su textura, y ahí encontrarían una rendija para asomarse y dejar pasar el aire.
[Muestra a otra persona rodeada de telas y feliz, tranquila. Solo se altera cuando viene alguien desde fuera a intentar abrirle un hueco hacia la luz.]

Qué buen ejemplo… Lo muestras escenificado así y pienso que si son tan felices lo mejor sería dejarles estar.

[Muestra que cuando una persona en esa situación se fusiona con otra a la que sí le faltan telas (a través de una relación estable de pareja u otro vínculo profundo), al unirse en un único círculo consecuentemente entre esa nueva amalgama de telas habrá huecos vacíos.]
Con esto quiero decirte que no puedes arrastrar a otro a ver tu luz si el único método es saliendo de su sistema porque temerá y ese no será un buen comienzo, de hecho podría salir realmente mal.
Si quieres luchar por una persona puedes entregarte a su realidad de telas y atreverte a fusionar tu verdad con su realidad. El resultado, por consiguiente, tiene que incluir al menos algún hueco del brillo de la verdad de fuera, ¿comprendes?
Si compartís el mismo círculo, fusión de vuestras dos estructuras, cuando el otro se gire a verte verá cómo es tu mundo y verá que ahora ya es parte de él, sigue teniendo su esquina bien tejida y segura pero también tiene un hueco por el que mirar hacia afuera si en algún momento le apeteciese salir. De esta forma hemos abierto una puerta a través del amor y no de la lucha.

Comprendo. Es muy hermoso eso que has dicho y además da un poco de esperanza a aquellos que seguimos insistiendo en no dejar atrás a los que queremos.
Al final, entre la idea de los delfines de que no existe ni atrás ni adelante, lo que comentaron los pingüinos de la montaña y esto, es más sencillo comprender la forma de caminar que tenemos cada uno y darse cuenta que, por un medio u otro, todos los pasos serán crecimiento para la persona.

Eso es. Recuerda que, aunque evidentemente no vas a fusionar tu círculo con todas las personas de tu entorno, sí puedes comprender ahora que muchas de esas personas son muy felices con su realidad, así que ¿por qué no dejarlas ahí? Confía en que llegará ese momento para ellos como llegó para ti.
Si puedes hacer algo hazlo sino déjalo ir, pero no seas invasiva con su realidad. Respeta la realidad de los demás como respetas la tuya y si no lográis un entendimiento desde donde estáis dejadlo estar.

Creo que entiendo a qué te refieres. Me gusta.
Hemos dejado muchas cosas en el aire… Por una parte veo que este trabajo ha desembocado de forma inevitable en la línea en la que han estado comunicando otros animales en las últimas semanas: seguir abriéndose a la otra realidad y a la verdad. Lo he comentado ya en la última comunicación pero en esta todavía me inquieta más, ¿podrías decirme tú por qué tanto apremio en estos mensajes? ¿Por qué estáis insistiendo tanto en este punto?

Porque pronto habrá cambios que solo puedan ser comprendidos desde la verdad.
Si no estáis en contacto con el brillo y la belleza de lo que existe tras las telas sufriréis por vuestra limitada comprensión y para ese momento ya no podremos hacer nada por vosotros porque cada uno estará atento a su propio proceso, cada ser estará solamente vibrante en su propia esencia, conectado fuertemente a la vida para seguir sus pasos y estar en el momento y lugar adecuado.
Habéis hablado las últimas semanas de aceptación, de comprensión, de verdad, de ver más allá,… Todas son formas de enseñaros cómo escapar del sufrimiento que generan las situaciones extremas por no lograr ver la totalidad de lo que ocurre.
Es importante que salgáis de vuestras sombras porque cuando la verdadera oscuridad se manifieste necesitaréis de mucha luz a la que agarraros. Si cargáis con sombra la oscuridad encontrará mucho en qué reflejarse y quedaréis atrapados en ella.

Mmm… ¿consideras que es adecuado publicar esto?

¿Por qué no? No te preocupes porque siempre llega a donde puede ser comprendido, sino pasará de largo y ya está. Las telas también son inteligentes, criban qué puede y qué no puede pasar. Permite que la vida trabaje, tú cumple tu función y difunde.

Entendido. ¿Todos los animales estáis en esta sintonía?

¿Todos los animales? ¡Todos los seres! Hasta la roca que consideráis más llana emocionalmente, esa es la primera en estar conectada a esta realidad. Todos los seres vibran con el estado actual de la Tierra, solo hay que oírla, observarla. Salid al bosque y observad, veréis que se avecinan cambios.

Bueno, comprendo que te refieres a salir y ver más allá de lo sencillo, ¿no? Porque muchas cosas no son visibles a simple vista.

Es que cuando sean visibles a simple vista será cuando llegue el momento de mirar cada uno hacia sí mismo y todos hacia la Tierra.

Comprendo. Sé que hay muchas metáforas en esto, mucho contenido entre líneas, pero también sé que lo eliges así por algún motivo, así que dejamos ahí esa parte, ¿sí?

Me parece bien.

Antes de finalizar quisiera preguntarte cómo podemos retirar los piojos de forma más respetuosa. Al ser molestos habrá que quitarlos igualmente pero, ¿cuál sería el mejor modo?

¿Has observado alguna vez dos monos o cualquier otro ser quitándose los piojos? El primer paso es la dedicación y el cariño. Si podéis evitad utilizar esos productos que nos queman y nos asfixian y hacedlo de forma manual.

Uf… Esto sería inviable para mucha gente por el tiempo que conlleva…

[Suspira.]
Lo segundo sería preguntaros porqué han llegado hasta ahí esos piojos. Si ni siquiera os podéis plantear dedicar un tiempo a cuidar de vuestros hijos quitándoles los piojos… tal vez ese niño no esté recibiendo atención o tiempo de calidad. ¿Qué puede llevar a ese niño a tener pensamientos de adulto? ¿Qué está ocurriendo para que su mente le saque de la niñez? Reflexionad sobre ello. Vuestras criaturas deberían ser lo más importante, y debería haber tiempo siempre para ellos, sobre todo cuando se encuentran ante un reclamo de atención tan grande.
Por último, uséis el método que decidáis, hacedlo siempre con amor. Honrad la función que está haciendo ese ser en la cabeza de vuestro hijo, honrad su misión de devolver la inocencia al niño. Agradeced que esté restableciendo su equilibrio mental y agradeced por todos aquellos que no lo harán.
Aprovechad el contacto con nosotros para sanar a la especie, a la vuestra y a la nuestra en el contacto con vosotros.

Entiendo. No sé si será molesto todo esto pero desde luego vibra mucho, tiene mucho sentido…

Lo que ocurra en los demás no es tu responsabilidad. Cada uno puede tomar la información como desee. Vale así, acéptalo así. Tu misión está realizada, ya has intervenido y nuestro mensaje llegará.

Comprendido.
¿Queréis comentar algo más?

Nada más. Gracias, me siento más tranquilo. Ahora comprendo la oportunidad de haber podido hablar y te agradezco que hayas sido paciente. Deseo que llegues lejos para que todos podamos llegar contigo.

Gracias por todo. El mensaje ha sido como mínimo muy útil y mi deseo es que, en la medida de lo posible, viváis los beneficios.

[Asiente y sonríe.]

Como me alegra verte sonreír. Gracias por tu misión, gracias por el papel que hacéis por los humanos y por otros seres en la Tierra.

Share this Post!

Related post

6 Comments
  1. olmo 10 julio, 2017 at 10:37 - Reply

    Xa sei porqué de neno era un piolloso!!
    Un misterio máis resolto!!
    Gracias piolliños…

    • Alba Kensho 10 julio, 2017 at 12:57 - Reply

      Fixeron un bo traballo manténdote a salvo 🙂
      Apertas

  2. Xes 4 julio, 2017 at 11:25 - Reply

    Que Grande lo que se dice ahi, da mucho que “sentir”…
    Besos!

    • Alba Kensho 5 julio, 2017 at 08:59 - Reply

      🙂 jeje genial!

  3. Laura 3 julio, 2017 at 12:31 - Reply

    Gracias,Alba,por tu labor en mi existencia,que a través de tus comunicaciones,vas quitándole pequeñas interrogaciones en mi vida, y gracias,a eses seres que se cruzaban en mis mechones,para aliviar mi soledad.

    • Alba Kensho 3 julio, 2017 at 12:53 - Reply

      Aquí estaremos mientras se nos permita.
      Gracias por compartir Laura,
      Un abrazo.

Leave a Comment

Your email address will not be published.